17 de enero de 2019
17.01.2019
La Opinión de A Coruña
Jornada clave para la industria coruñesa El proceso de descarbonización

Naturgy "reforzará su compromiso" con un plan alternativo al cierre de Meirama

La eléctrica responde a las críticas de la Xunta con la construcción de un parque eólico y un centro avanzado de gas renovable de 80 millones de euros en Cerceda

17.01.2019 | 00:52
Imagen exterior de la central térmica de Meirama, en Cerceda.

La solicitud de cierre de la central térmica de carbón de Meirama, adelantada por LA OPINIÓN, provocó ayer una dura crítica por parte de la Xunta de Galicia y una propuesta inmediata por parte de Naturgy (antigua Gas Natural Fenosa). Ante la petición formalizada por la compañía energética para la clausura de la planta de Cerceda en junio de 2020, el conselleiro de Economía, Emprego e Industria, Francisco Conde, acusó a la empresa de "dar la espalda" a la comunidad e "incumplir, una vez más" sus compromisos con Galicia. Conde también acusó al Ejecutivo de Pedro Sánchez de "liderar una transición ecológica que en estos momentos solo genera perjuicios para la economía". En la misma línea se expresó el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda, y el portavoz parlamentario del PPdeG, Pedro Puy, al declarar que el cierre de la central "es una mala noticia en todos los sentidos".

Naturgy, por contra, señaló que su objetivo pasa por "reforzar su compromiso con Galicia" al anunciar el desarrollo de un plan energético alternativo en Cerceda de 80 millones de euros, además de una inversión de 800 millones en Galicia durante los próximos cuatros años entre proyectos de gas y electricidad. Además, el plan estratégico de la compañía destinará 1.000 millones al desarrollo de parques de energía renovable en España, de los que 200 millones se ejecutarán en territorio gallego.

En cuanto al plan alternativo al cierre de la central térmica, "en el que ya se está trabajando", Naturgy propone la construcción de un parque eólico adicional en Meirama con una potencia cercana a los 65 MW. Este programa contempla una iniciativa para atraer empresas y nuevos proyectos industriales al emplazamiento de la central, y también un centro avanzado de gas renovable. La energética está realizando un estudio de viabilidad para poner en marcha este centro de gas renovable, a partir de residuos ganaderos y orgánicos industriales (residuos pesqueros, conserveros, lácteos, etc.).

En una primera fase, este centro tendría una producción de biometano e inyección a la red de 4 millones de metros cúbicos anuales, además de la posibilidad futura de ampliación a una planta de mayor escala una vez evaluada su viabilidad. "Estas actuaciones servirán para dinamizar económicamente la zona", sostiene la empresa.

En cuanto a la acusación formulada ayer por el conselleiro de Industria, Francisco Conde, al señalar que "a poco más de decenas de kilómetros (As Pontes), otra empresa como Endesa sí está haciendo inversiones" para seguir en funcionamiento y adaptarse a la normativa europea, Naturgy entiende que "las políticas energéticas impulsadas por Europa y España, junto al actual contexto de mercado y regulatorio, no permiten la viabilidad económica de las centrales de generación con carbón".

En este sentido también se expresó el portavoz parlamentario del PSdeG, Xoaquín Fernández Leiceaga, quien reclamó ayer a la Xunta y al Gobierno central que realicen "todo lo posible para convencer a la empresa de que haga las inversiones que permitan su supervivencia en el tiempo permitido por la UE". Leiceaga explicó que los socialistas gallegos "apuestan por prolongar la vida de Meirama hasta donde sea posible".

El portavoz de En Marea, Luís Villares, reclamó al Gobierno "inversiones reales que permitan mantener el empleo" y que la transición ecológica se produzca "necesariamente en paralelo" a programas de viabilidad en las comarcas.

La nacionalista Ana Pontón comentó que el cierre de Meirama y la situación de Alcoa constituyen un "adelanto del invierno para el empleo industrial en Galicia".

El alcalde de Cerceda, José García Liñares, calificó ayer de "muy mala noticia" el cierre de la central térmica de Meirama para los trabajadores y para la comarca.

En declaraciones a Europa Press, advirtió de la afectación en las cuentas del Ayuntamiento, que percibe, según sus datos, 1,3 millones de euros al año, procedentes del IBI (impuesto de bienes inmuebles) y del IAE (impuesto de actividades económicas).

En cualquier caso, el término de la actividad afectará al segundo de los impuestos, no así al IBI, mientras Naturgy siga siendo la propietaria de los terrenos.

Por su parte, la organización ecologista Greenpeace celebró ayer la solicitud de cierre por parte de Naturgy de la central térmica de Meirama. Greenpeace aplaude la decisión y que, de las 16 centrales térmicas de carbón que hay en España, nueve cerrarán en 2020 "y el resto debería hacerlo antes de que termine 2025". "Las eléctricas deben involucrarse de forma proactiva en la generación de nuevos empleos sostenibles en las zonas afectadas", considera el colectivo. En noviembre, activistas de Greenpeace pintaron un mural en la central térmica "más contaminante" de Naturgy, Meirama.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia