La CIG convocó ayer una jornada de huelga de 24 horas en el centro de Extel en A Coruña "en respuesta al ataque iniciado por la empresa contra el derecho a la salud de los trabajadores y de las trabajadoras". Según la central, el seguimiento fue del 65% "y más teniendo en cuenta que la convocatoria fue efectuada por el sindicato nacionalista en solitario".

Con motivo de este paro, los trabajadores protagonizaron una concentración delante de las oficinas de Extel en Matogrande.

La CIG sostiene que las movilizaciones continuarán hasta que la empresa "ceda o haya una sentencia judicial" porque, añade, no pueden "consentir" que haya despidos de trabajadores "por estar enfermos y que no se validen ahora, por una decisión unilateral, los justificantes médicos que sí sirvieron durante más de 20 años". La huelga se desarrolló en la víspera de la reunión de la nueva gerencia de Extel (adquirida hace unas semanas por ABS) con el comité y en la que este demandará el "cese de este ataque al derecho a la salud así como la readmisión de los trabajadores despedidos".