El Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña ha dispuesto la extinción de los contratos de trabajo que vinculaban a la empresa concursada Isidro 1952 con 120 trabajadores, según informa el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia. La magistrada indica en la resolución que se ha acreditado “la disminución persistente en el nivel de ingresos ordinarios o de ventas de la empresa”. Además, destaca que en la memoria explicativa de las causas que motivan la solicitud de extinción de las relaciones laborales de la compañía se expone cuál es la situación económica y financiera de la sociedad. En ese documento también se puede comprobar, según el auto, que en el ejercicio 2018 las ventas se redujeron un 12,37 % respecto al año anterior; y, en 2019, un 22,21 %.

La jueza recuerda que LIDL, que era el principal cliente de la compañía, comunicó a finales de 2017 su intención de diversificar la red de proveedores, lo que supuso que se redujesen los pedidos. “El descenso del volumen de ventas y de la producción obliga a ajustar los recursos humanos a las necesidades productivas. Así se ha probado con el detalle de la reducción de producción de bandejas, que se ha acomodado a las modificaciones sufridas en la demanda de productos”, destaca la magistrada en el auto.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña considera “acreditadas” las causas económicas y productivas que motivaron la medida colectiva acordada por la administración concursal, con la extinción de los contratos de trabajo de 120 trabajadores. “Además, no hay motivos para apreciar en este caso indicio alguno de dolo, fraude, coacción o abuso de derecho”, destaca la magistrada.