La coruñesa Greenalia Wind Power tendrá que modificar su proyecto del parque eólico de Bustelo, entre los municipios de Carballo y Coristanco, tras la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la Dirección Xeral de Calidade Ambiental, Sostibilidade e Cambio Climático. Los cambios que realizará por indicación de la Xunta incluyen eliminar un aerogenerador, y pasar de los 11 previstos a 10; desplazar otros dos; cambiar el tipo de molino de 4,2 a 4,5 megavatios y un modelo que tiene un metro menos de altura, de 112 a 111 metros.

El Gobierno gallego también planteó cambiar la localización de un centro colector. Estas modificaciones indicadas obligan a la empresa a cambiar las plataformas de montaje de los aerogeneradores que se mantienen, reorientar las de otros dos, ejecutar un nuevo trazado del vial de acceso general y de viales comunes, además de desplazar la torre meteorológica.

Cerca de esta zona Greenalia ya tiene otros dos parques eólicos más, el de Campelo y el de Monte Toural, por lo que los tres evacuarán la energía eléctrica generada mediante línea de alta tensión hacia la subestación de Mesón do Vento.

La Consellería de Medio Ambiente también tramita en estos momentos dos nuevos parques eólicos, en exposición pública ahora mismo: el de Vilacoba en Lousame que promueve Villar Mir Energía (del conocido empresario madrileño) y que incluye cinco aerogeneradores con una potencia total de 23 megavatios; y Montecarrio II, que promueve Iberdrola entre Lalín y Vila de Cruces, con nueve aerogeneradores con una potencia total de nueve megavatios.

En el último año, la Xunta ha tramitado más de setenta parques eólicos en Galicia. El más colosal de todos ellos tendrá 28 aerogeneradores de 154 megavatios en total, ocupará diez concellos de Ourense y está promovido por la empresa estatal de energía de Noruega, Statkfraft.