Con la nueva ley de reactivación de la Xunta para reducir la tramitación administrativa en marcha y a la espera de saber cómo se reparten y qué proyectos se llevan los fondos europeos del Next Generation EU, las empresas familiares levantan la mano para reivindicarse como “las verdaderas estabilizadoras del empleo” en la comunidad y, de paso, pedir apoyo a través de “un plan urgente, desburocratizado y fiscalmente competitivo”. “Urge ganar en competitividad fiscal para atraer inversión a Galicia y eso pasa por bajar impuestos”, demandó Víctor Nogueira, presidente de la Asociación Gallega de Empresa Familiar (Agef), durante la presentación ayer de un informe sobre el impacto de la crisis del coronavirus en el sector .

Desde octubre del pasado año, según el análisis elaborado por las cátedras de la Empresa Familiar de las universidades de A Coruña, coordinado por Berta Rivera, y de Vigo, bajo la gestión de Elena Rivo, en Galicia desaparecieron 1.848 firmas, en su mayoría pymes.

Pérdida de 15.400 empleos

Hasta el pasado noviembre, la reducción anual ronda los 15.400 empleos según el estudio. “Solo ese mes y solo en la hostelería hemos perdido casi 4.000”, destacó Rivera. Nueve cada diez de los 40.000 puestos recuperados tras el confinamiento pertenecen, según Nogueira, a las empresas familiares. “Tenemos que ser el motor de la recuperación y para eso necesitamos gasolina o gasoil o batería eléctrica —apeló—. Solo de ayudas no se puede vivir y Galicia tiene que competir fiscalmente”.

Por eso el presidente del Grupo Nogar reclama bajar “todos los impuestos que supongan atracción y poder competir” , teniendo en cuenta “el ámbito limitado que tiene la autonomía gallega”. “Fuera impuesto del Patrimonio y fuera Impuesto de Sucesiones, injustos, expropiatorios y que van contra la tendencia en toda Europa”, detalló, tras calificar de “enormemente rácano” las bajadas previstas por el Gobierno central en el IVA. Nogueira asegura no conocer ningún empresario que haya venido a Galicia “por razones fiscales”. “Pero todo el mundo conoce muchos que se han ido por eso”, indica. A la vez, el líder de Agef pide que siga habiendo dinero público para ayudar a las empresas porque “lo primero es superar la crisis sanitaria”, aunque admite que tarde o temprano “habrá que marcar un parámetro” .

Lo mismo pide para “definir la cogobernanza” de los fondos europeos de reconstrucción. “Nos preocupa”, asegura, que las pequeñas y medianas empresas “puedan ser los grandes olvidados”. “Los proyectos tractores que anunció la Xunta son importantes, pero también es muy importante que puedan acceder todas las empresas”, reivindica.