Las refinerías se preparan para un futuro sostenible. El objetivo de alcanzar la neutralidad climática en 2050 supone un estimulante reto para esta industria y una excelente oportunidad de consolidarse como una fuente de riqueza y creación de empleo estable y de calidad.