La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha multado con un total de 3,5 millones de euros a seis empresas dedicadas a la comercialización de diferentes tipos de combustibles sólidos por un supuesto reparto del mercado. Las empresas (FISL, Grafitos, Toro, Candel, GME y Capex) se organizaron en tres cárteles y llevaron a cabo, siempre según la CNMC, “prácticas prohibidas, en algunos casos durante casi 20 años”.