Lidl deberá retirar del mercado sus robots de cocina Monsieur Cuisine. El Tribunal Mercantil de Barcelona considera que la firma de distribución alemana Lidl “invadió la patente del robot de cocina Thermomix” y la condena “a la retirada de todas sus máquinas” y al pago de una multa, todavía por determinar. La sección especializada de los juzgados mercantiles considera que la empresa demandada ha copiado las características de Thermomix en la máquina Monsieur Cuisine. La sentencia es recurrible pero apunta que Lidl deberá indemnizar a Vorwerk, propietaria de la marca Thermomix, por una cuantía a determinar pero que podría ser millonaria.

El fabricante de Thermomix exigía en la demanda a la cadena de supermercados Lidl el 10% de las ventas del robot, cuyas existencias se han agotado en pocas horas las veces que se ha comercializado, ya que su precio es de unos 360 euros, casi tres veces menos que Thermomix (más de 1.200 euros). Vorwerk es una centenaria compañía alemana dedicada a la venta de electrodomésticos y aparatos para el hogar, referencia en este nicho de mercado.

De alcanzarse una sentencia firme en el mismo sentido que la actual, se abre la posibilidad de que Vorwerk emprenda nuevos litigios contra otras marcas. El tribunal condena a “cesar en la importación, almacenamiento, ofrecimiento y/o comercialización” de la máquina Monsieur Cuisine Connect y a retirar del mercado todos las máquinas que se encuentren en su poder y en el de sus distribuidores, los documentos comerciales, material publicitario y promocional, también en internet.

La discusión jurídica se centró en si el pesado de alimentos que realiza Thermomix gracias a un circuito independiente del que controla el movimiento del vaso era una característica diferencial y protegida por la patente. El juez dictaminó que Lidl reproduce en su robot todas las características de la patente.