El delegado del Gobierno en Galicia, Javier Losada, anunció ayer la próxima convocatoria de la Mesa de Transición de As Pontes ante la decisión “unilateral” de Endesa de cerrar definitivamente la central térmica, al entender que la sustitución del carbón por biocombustibles no es viable. Representantes del Ministerio para la Transición Ecológica, la Xunta, el Concello de As Pontes, la patronal de este municipio coruñés, los sindicatos y la propia empresa eléctrica habrán de sentarse para consensuar “acciones conjuntas” para una “transición justa” en este territorio, en el que 700 familias viven directamente de la central.

Losada manifestó su “indignación” por el clausura decidida por Endesa y criticó que “no es de recibo” que haya tomado este camino sin contar con la participación del grupo de trabajo técnico constituido para evaluar la viabilidad de la planta con la combustión de lodos y sin tener en cuenta los fondos disponibles para facilitar la transición energética en este tipo de instalaciones.

Endesa comunicó el lunes su decisión firme de cerrar As Pontes (la mayor central térmica de España) al comprobar la inviabilidad “ambiental, técnica y económica” de alargar su vida con biocombustibles, argumentó.

El representante del Gobierno central en Galicia remarcó ayer su “compromiso” con el futuro de la comarca y apuntó que la Mesa de As Pontes elaborará un plan de desarrollo con alternativas a la generación eléctrica a partir de carbón.

Concentración en A Coruña

Los sindicatos CIG, CCOO y UGT han convocado una concentración a las once de esta mañana ante la Delegación del Gobierno para exigir garantías de empleo y alternativas industriales, así como demandar la mediación de Javier Losada ante el Ministerio, a quien echaron en cara ayer que siga sin fijar una fecha exacta para la Mesa de Transición.

BNG, PSdeG y Ciudadanos expresaron ayer su disconformidad con el cierre de la térmica. El Concello de Pontes se ofrece a acoger “cualquier proyecto transformador”.