Trabajadores de la térmica de As Pontes y de empresas auxiliares salieron ayer a la calle en A Coruña en su primera manifestación desde que Endesa anunció, el lunes, su decisión firme de cerrar la central. Estuvieron apoyados por otras dos plantillas con crisis vinculadas al sector de la energía: la electrointensiva Alu Ibérica (antigua Alcoa A Coruña), en huelga, y la de la fábrica de palas eólicas de As Somozas donde Siemens Gamesa tramita un ERE de extinción. Al grito de “Peches non; enerxía, solución” o “A industria sálvase loitando”, unas 200 personas recorrieron los Cantones, cortando el tráfico entre la plaza de Ourense y la Subdelegación del Gobierno, para exigir una transición energética justa que asegure el empleo industrial en la A Coruña.

Los tres sindicatos mayoritarios (CIG, UGT y CCOO) convocaron la movilización para exigir a la Xunta y al Gobierno central que hagan “los deberes” y “reviertan” los anuncios de cierre tanto de As Pontes como de As Somozas. “Xunta e Goberno lévannos ao inferno”, coreaban los trabajadores, que de forma improvisada —y consensuada con la Policía que rodeaba la protesta— convirtieron su concentración de las once ante la Delegación del Gobierno en una marcha hasta la Subdelegación —donde los sindicatos tenían una reunión a las doce— al enterarse de que el delegado Javier Losada no se encontraba en su lugar de trabajo “por temas de agenda”.

Además de trabajadores y líderes sindicales, detrás de las pancartas se vio también al alcalde de As Pontes y presidente de la Diputación, Valentín González Formoso (PSOE), que charlaba con su predecesor Diego Calvo, presidente provincial del PP. La apelación de los manifestantes a los miembros del Gobierno fue constante con consignas ya clásicas de las protesta de Alu Ibérica como “ministra Maroto, no nos vendas la moto”, “échale huevos, Pedrito [por Pedro Sánchez], échale huevos” o “si no hay solución, Gobierno dimisión”, a las que se añadieron otras nuevas como “Teresa Ribera [ministra de Transición Ecológica], irás para la hoguera” o “Javier Losada, no vales para nada”.

Escoltados por furgones policiales, los manifestantes cortaron el tráfico durante una media hora en el trayecto entre la plaza de Ourense y la avenida de la Marina, donde fueron recibidos por la subdelegada, Pilar López-Riobóo. El secretario general de CCOO Industria de Galicia, Víctor Ledo, declaró que el origen del problema del empleo es “la no transición energética justa”, porque si “no es justa, no es transición”. “Tenemos que exigir a las dos administraciones que reviertan estas decisiones y no se consienta el cierre de As Somozas, con 215 trabajadores, y este cierre trasnochado de As Pontes [que afecta a 700 familias]”, afirmó.

Los trabajadores de la central térmica de carbón sostienen que la pruebas con biocombustibles estaban dando resultados, en contra de la posición de la empresa, que el lunes comunicó que esos ensayos se demostraron inviables tanto a nivel ambiental como económico y que la planta echará el cierre este año. Los empleados auxiliares de As Pontes (que no acceden a las recolocaciones que tendrá el personal en plantilla) encabezaron la marcha, aunque eran el colectivo menos numeroso. Tras ellos, una marea de camisetas amarillas con el lema non ao peche das Somozas. Co peche 500 familias á rúa [contando el trabajo indirecto], expresando su rechazo a la deslocalización (Siemens Gamesa dejará de producir palas de aerogenerador en Galicia para hacerlo en Portugal). Detrás, la plantilla de Alu Ibérica de naranja con su Non ao peche y su reivindicación de intervención pública de la fábrica.

Los tres colectivos se fundieron en el grito de “sen industria non hai futuro” y reivindicaron la necesidad de detener la sangría del tejido industrial coruñés que sigue destruyendo empleo: “Queremos traballar e non emigrar”.

La Mesa de Transición abordará el jueves el cierre de As Pontes

La subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, recibió a los representantes sindicales de la térmica de As Pontes y les trasladó el “total compromiso” y “apoyo” del Ejecutivo central ante el anuncio de cierre. López-Rioboo les comunicó que el próximo jueves se reunirá la Mesa de Transición para evaluar y coordinar las actuaciones debido a la decisión anunciada por Endesa de cerrar al considerar que las pruebas de uso de biocombustibles no apuntaban a su viabilidad. El martes, tendrá lugar la reunión de la comisión técnica. La Mesa de Transición de As Pontes aúna a representantes del Ministerio para la Transición Ecológica, la Xunta, el Ayuntamiento de As Pontes, la empresa titular de la central térmica, la Asociación Empresarial de As Pontes y los sindicatos para planificar acciones conjuntas que aseguren una transición justa en esta zona. La subdelegada expresó su “repulsa” a la “decisión unilateral” de Endesa, ya que ha considerado que “los acuerdos y decisiones deben tomarse en la Mesa”.