El grupo japonés Fast Retailing, propietario de la cadena de moda Uniqlo, releva a Inditex como líder mundial en el mercado de la moda. Al menos, en cuanto a su valor en Bolsa. La compañía nipona ha visto subir un 40% sus acciones en el último año hasta rozar los 79.000 millones de euros de capitalización (la suma del valor de todas sus acciones). Al cierre de la sesión de ayer, Fast Retailing valía 78.890 millones frente a los 78.200 de Inditex (690 menos). La multinacional coruñesa se desvalorizó un 17% a lo largo de 2020.

Con todo, Inditex sigue liderando el sector textil global tanto en facturación como en beneficios y en márgenes. En Bolsa, la caída del -2,93% que experimentó ayer el valor gallego bastó para que por primera vez en la historia su rival nipón le diera el sorpasso, como adelantaron medios especializados como El Economista y Modaes.

Fast Retailing se ha beneficiado en el último año de la recuperación del mercado chino, el primero en reponerse de los efectos más duros de la pandemia sobre el comercio y uno de los países donde tiene más peso el negocio de la compañía nipona. En cambio, la gran exposición de Inditex al mercado europeo —con importantes restricciones sobre las tiendas físicas y la economía aún en shock— ha lastrado su atractivo de cara a los inversores.

En octubre de 2019 el presidente de Fast Retailing Tadashi Yanai, declaraba la guerra a Inditex: “El objetivo es ser el líder del textil en el mundo”, avisó. Todavía no lo es en ventas, pero ya lo es en Bolsa (cotiza en el parqué de Tokio). La matriz de Uniqlo se coloca así en el trono global de los retailers con un valor bursátil de 78.890 millones de euros. En segunda posición, Inditex está muy cerca, con 78.200 millones. En tercer lugar se sitúa, a más distancia, la americana TJX Companies (centrada en el low cost) con 66.000 millones. Con la mitad de valor, la cuarta es otra estadounidense, Ross Stores. H&M ocupa el quinto lugar con cerca de 30.000 millones.