La coruñesa Greenalia ha sido una de las grandes compañías beneficiarias de la subasta de renovables en la que el Ministerio para la Transición Ecológica repartió ayer 3.000 megavatios (MW) para nuevos proyectos de generación de energía por medios no contaminantes. La firma con sede en María Pita se adjudicó 135 MW para construir parques eólicos. En cuanto al aprovechamiento del viento, el resultado de Greenalia fue mejor que el de Naturgy, que solo logró 38 MW eólicos, a los que sumó eso sí 197 MW de fotovoltaica. Capital Energy fue el gran vencedor de la subasta (la primera que convoca el Gobierno en cuatro años) con 620 MW eólicos. Iberdrola, X-Elio, Endesa, Acciona y EDP completan la lista de los principales adjudicatarios.

Finalizada la puja, la compañía gallega de energías renovables celebró en un comunicado haber conseguido el 13,5% de la potencia en liza para el desarrollo de instalaciones de generación eólica terrestre, con lo que “consolida su cartera de proyectos” (actualmente 2.000 MW) y construye al avance del sector en Galicia. La compañía detalló que destinará los 135 MW adjudicados a los proyectos de su plan Eolo II, concretamente a los parques de Felga (21 MW), Gato (25,2 MW), Penas Boas (16,8 MW), Pena Ombra (45 MW) y O Cerqueiral (27 MW), todos ellos en la provincia de A Coruña y en fase avanzada de tramitación, iniciada ya la exposición pública.

A estos desarrollos se suman otros 135 MW, contemplados en el Plan Eolo I: los parques de Campelo (40 MW), Bustelo (50 MW), Monte Toural (20 MW) y Touriñan (25 MW), que tienen “muy avanzado el cierre financiero a pool (mercado)” —señala la empresa—, siguiendo con la estrategia utilizada en los otros proyectos de este plan, como los parques Miñón (24 MW) y Ourol (22,5 MW), ya en funcionamiento, y Croa, Croa II y Monte Tourado, actualmente en construcción, que sumarán 27,7 MW.

Con los nuevos parques eólicos, Greenalia sumará 270 MW a desarrollar íntegramente en Galicia en 9 instalaciones cuyas obras se iniciarán este mismo año, de modo que entren en funcionamiento progresivamente a partir de 2022.

Los parques previstos sumados a los 74 MW actualmente en operación y construcción suponen que Greenalia contará en los próximos dos años con una potencia eólica de 344 MW, a la que se añaden 50 MW de biomasa ya en funcionamiento (en la planta de Teixeiro, Curtis). En total, son 394 megavatios en tramitación repartidos en cuatro tecnologías: eólica terrestre, eólica marina, fotovoltaica y biomasa.

Greenalia ratifica así su “apuesta decidida” por la energía renovable como fuente de crecimiento verde y se reivindica su posicionamiento como “una empresa clave en el proceso de descarbonización de España y Europa”.

El precio ofertado ha sido clave en el éxito de Greenalia en la subasta de renovables de ayer. “La configuración técnica de los proyectos, compartiendo infraestructuras eléctricas y mismo nudo de evacuación, con su correspondiente reducción en la inversión y el alto recurso de los proyectos cuya media es de más de 3.800 horas, ha permitido ofertar un precio muy competitivo de 28,89€/MWh en la subasta”, argumentó la compañía.

Greenalia destacó que los parques que construirá por 270 MW de potencia significarán una inversión superior a 270 millones de euros en los próximos años y la movilización de 2.700 puestos de trabajo durante la construcción.

La subasta de renovables adjudicó ayer 3.043 MW a un promedio de 24,47 euros por megavatio. La ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, defendió su modelo de puja frente al del PP, que “condenaba siempre a mantener precios altos de la electricidad”, afirmó. La de ayer fue la primera celebrada este martes bajo el nuevo modelo. Las tres grandes eléctricas (Endesa, Iberdrola y Naturgy), junto a Capital Energy, EDP Renováveis (EDPR) y Acciona se llevaron la mayor parte del pastel.

Capital Energy se hizo con 620 MW eólicos, lo que da un impulso más a su apuesta por ser un jugador importante en el negocio de las renovables, con una cartera de proyectos en España y Portugal con 30 GW de potencia. En fotovoltaica, una de las grandes triunfadoras en la subasta ha sido X-Elio, con unos 300 MW.

EDPR y Naturgy salieron también vencedores tanto en eólica como en fotovoltaica. La filial verde de EDP se hizo con algo más de 150 MW, aunque la mayor parte de ellos en solar. Mientras, la energética presidida por Francisco Reynés, obtuvo 235 megavatios (MW), 38 MW de ello son eólicos y 197 MW fotovoltaicos. Endesa e Iberdrola, igualmente figuran entre las adjudicatarias en la subasta. En el caso de la energética dirigida por José Bogas se ha hecho con unos 50 MW en fotovoltaica.

Repsol y Forestalia se quedan sin nada

Forestalia, la ganadora de la subasta de renovables de 2016 y de la primera que se celebró en 2017, y Repsol, que debutaba este martes en una subasta, no lograron adjudicarse nada en la puja de energías renovables que celebró ayer el Gobierno. Sus ofertas no han sido lo suficientemente competitivas en una subasta que se ha saldado, según algunas fuentes del sector, con “precios de derribo”. La aragonesa Forestalia se adjudicó, en 2016, 300 megavatios (MW) eólicos y 108,5 MW de biomasa y, en la de mayo de 2017, 1.200 MW eólicos. El Grupo Forestalia nació en 2011 de la mano de Fernando Samper, que creó esta nueva sociedad tras su salida de la empresa familiar Grupo Jorge, entramado industrial con origen en el sector cárnico y que tenía actividad renovable desde 1997. Repsol acudía por primera vez este martes a una subasta de renovables. La compañía tenía a primeros de diciembre pasado casi 3.000 MW de potencia renovable instalada y cuenta con seis proyectos en desarrollo en España: tres eólicos, que suman 1.370 MW, y tres fotovoltaicos, que suman 594 MW. También tiene una participación en el parque eólico flotante Windfloat Atlantic, ya operativo, y un acuerdo con el Grupo Ibereólica Renovables que le ha dado acceso a una cartera de proyectos en Chile de más de 1.600 MW hasta 2025, con la posibilidad de superar los 2.600 MW en 2030.