El vicepresidente económico de la Xunta, Francisco Conde, avisó ayer a Endesa de que “ya no tiene excusas” para la reactivación “inmediata” de la central de As Pontes tras corroborarse la viabilidad de las pruebas con biocombustibles a nivel técnico y medioambiental.

En declaraciones tras la reunión de ayer de la Mesa de Transición de As Pontes, Conde advirtió de que la compañía “no tiene excusas” para presentar “un proyecto concreto que garantice la viabilidad económica y que permita la reincorporación inmediata de trabajadores” y de la industria auxiliar.

Conde remarcó que la planta “es viable técnica y medioambientalmente”, por lo que Endesa “tiene que dar respuesta” para ese compromiso vinculado con el cierre de la térmica.

El conselleiro de Economía demandó al Gobierno central que “no admita el plan de cierre y desmantelamiento” de la térmica si no hay una solución “concreta e inmediata” por parte de la empresa. Todo ello, a la espera de una nueva reunión dentro de dos semanas entre administraciones, sindicatos y Endesa para evaluar soluciones de futuro.

Mientras, la compañía informó ayer de que promoverá en As Pontes su mayor planta de hidrógeno de España con una inversión que supera los 738 millones.

La planta, dotada con un electrolizador de 100 megavatios, contará con 130 profesionales para su funcionamiento, 100 que se ocuparán de la operación de la instalación y 30 que gestionarán los parques eólicos del entorno, un proyecto que ha presentado al Ministerio de Transición Ecológica y para el que ha solicitado fondos europeos.

Endesa, que ha elegido como emplazamiento una superficie próxima a su central de ciclo combinado, espera poder iniciar la planta en enero de 2023, para rematarla en diciembre de 2024, con un coste de 127,2 millones.

Entre julio de 2023 y diciembre de 2024, levantará en las proximidades de As Pontes seis parques eólicos que sumarán 611 megavatios y cuya construcción generará un millar de empleos durante esos 18 meses, con una inversión de 611 millones.

La producción de hidrógeno renovable que se realizará en As Pontes evitará la emisión a la atmósfera de 37.758 toneladas de CO 2 por año y el ahorro de energía primaria se estima en 18.640 toneladas equivalente de petróleo al año.