La presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Cani Fernández, afirmó ayer en el Congreso de los Diputados que la elevación de los precios de la electricidad en el mercado mayorista a principios del mes pasado no se debió a manipulación alguna sino a una “tormenta perfecta” por la convergencia simultánea de fenómenos adversos.

En concreto, en esos días, en los que hubo un alza importante de la demanda por la ola de frío, el sistema eléctrico no pudo contar con la aportación de las energías renovables, que son las más baratas, porque no hubo sol ni viento y tampoco se pudo contar con la hidráulica a causa de las nevadas. A su vez, el recurso a las centrales de ciclo combinado se produjo en un momento en el que el gas natural, que utilizan estas plantas, “estaba absolutamente disparado” por la demanda internacional y problemas en el gasoducto de Argelia. Estos factores, dijo, “son los que explican la situación”.

Fernández señaló que, una vez pasado ese episodio extraordinario, la energía registró su precio más bajo en los últimos dos años.