La pandemia mantiene en jaque a parte de la flota gallega que opera en Malvinas. En especial en el caso del Venturer. El arrastrero de la compañía malvina Petrel Fishing (operado desde Galicia) está fondeado frente a la ciudad brasileña de Salvador de Bahía tras detectar varios casos positivos de COVID a bordo.

Ayer la CIG indicó que cinco de los 64 tripulantes tuvieron que ser hospitalizados, por lo que el sindicato demanda a los gobiernos de España y Galicia “que se pongan manos a la obra de una vez”, mientras demandan a la armadora un mayor contacto con la tripulación y sus familias. Según el sindicato, “la mitad de la tripulación presenta síntomas”, por lo que urge ayuda.