El Consello de la Xunta resolvió ayer la cuarta convocatoria del programa Fábrica intelixente e sostible, con el que repartirá 21 millones de euros en apoyos públicos que permitirán movilizar un total de 56,8 millones en la realización de nueve proyectos en sectores estratégicos como la automoción, el alimentario, las energías renovables, la industria de la madera y la logística. Entre ellos está la planta piloto de silicio para baterías de automóviles que la multinacional Ferroglobe proyecta en Sabón (Arteixo). El Ejecutivo gallego informó de que los nueve proyectos en su conjunto contribuyen a la creación o mantenimiento de más de 600 puestos de trabajo “de alta cualificación”.

Silicio Ferrosolar, de la multinacional Ferroglobe (Grupo Villar Mir), desarrolla en Arteixo el proyecto Eco-Smart Batt en colaboración con ABCR Laboratorios (una firma de Forcarei, Pontevedra), Ártabro Tech (Ferrol) y Enso Innovation y Fundación Cetim, ambas en Culleredo. La iniciativa se centrará en “la fabricación 4.0 sostenible de nanocompuestos y ionogeles para baterías de alta densidad”, detalla la Xunta. La iniciativa contará con una ayuda autonómica de 1,76 millones de euros y busca “mejorar la densidad energética, el coste y la sostenibilidad de las baterías ion-litio, facilitando la evolución y la transformación del sector automovilístico”.

En total, los proyectos seleccionados cuentan con la participación de 23 empresas y seis organismos de investigación. Además de la planta piloto de baterías de Arteixo, la Xunta apoyará planes innovadores liderados por PSA, Nueva Pescanova, Benteler, Finsa, Cupa, Hifas da Terra, Gri Towers y Galigrain (del Grupo Nogar). La mayor parte de las propuestas están asentadas en el sur de Galicia.

Más de nueve millones para “consolidar” la planta gallega de PSA como “referente mundial”. La iniciativa para potenciar la planta de automoción de Vigo es la que acapara la mayor dotación, con una partida de 9,17 millones de euros de la Xunta, aunque en total se movilizarán 23 con el objetivo de lograr nuevas soluciones tecnológicas que permitan a la factoría gallega de PSA “consolidarse como un referente de automóviles a nivel mundial”.

En el ámbito de la industria alimentaria, Nueva Pescanova desarrollará junto a Gradiant y ASM Soft la iniciativa Sea2Table 4.0, que movilizará 2,5 millones de inversión y contará con un apoyo de 1,15 millones por parte del Gobierno autonómico. El objetivo es implantar un nuevo modelo de fábrica aplicando tecnologías de inteligencia artificial, una cadena de suministro digitalizada que garantice la calidad, seguridad y trazabilidad y agilizar la toma de decisiones y flexibilizar la cadena de suministro a través de la consolidación de toda la información recogida en los centros industriales de Pescanova.

Producción de complementos nutricionales a escala piloto. ElPor su parte, la compañía pontevedresa Hifas da Terra contará con la colaboración de la Asociación Nacional de Fabricantes de Conservas de Pescados (Anfaco) para NutriGen 4.0, un proyecto con una ayuda de 1,5 millones de euros que estudiará la optimización integral de tecnologías 4.0 para realizar procesos industriales de producción continua de complementos nutricionales a escala piloto.

En el caso de Enxeño+, liderado por la maderera santiaguesa Finsa, se investigarán nuevas tecnologías habilitadoras 4.0 en producción sostenible de nuevos tableros de alto valor añadido. Recibirá una partida de 2,64 millones y contará con entidades colaboradoras como Aimen, Cesga, Citius y EnergyLab, y empresas tecnológicas como Imatia, Dalp y DXC. En total se movilizarán unos 10,5 millones.

En Ourense, la firma GRI Towers, con sede en O Carballiño, impulsa la iniciativa Windin4.0, que se centra en la digitalización de procesos de fabricación de torres eólicas. El apoyo público supera el millón de euros y el proyecto cuenta con la colaboración de la coruñesa Agata Technology.

Innovación en fabricación de pizarra con el apoyo de firmas de A Coruña y Culleredo. El productor de pizarra Cupa, por su parte, llevará a cabo Smart4slate junto a Técnicas de Soft (A Coruña) y la Fundación Cetim (Culleredo). Contará con un apoyo de 1,75 millones, podrá desarrollar una fabricación basada en la analítica avanzada y en la aplicación de inteligencia artificial en la toma de decisiones.

Por su parte, la pontevedresa Galigrain, del grupo Nogar, liderará el proyecto Smartstore, que desarrollará junto a Internacional de Comercio y Servicios (ICS) y Protea Productos del Mar, también de Marín, así como P&J Carrasco, de Vilagarcía, contando también con el centro tecnológico Cetim. Tiene una ayuda de 1,26 millones y busca obtener avances tecnológicos en las principales actividades logísticas portuarias, además de nuevas soluciones nutricionales que permitan aumentar la actual cartera de productos de nutrición animal.