El PP, a través de la gallega Elena Muñoz, ha registrado en el Senado una proposición de ley para modificar el impuesto de matriculación, que se ha elevado con la implantación de la normativa de emisiones WLTP. La senadora insta al Ejecutivo a que “se ponga de lado de un sector económico del que dependen tantos puestos de trabajo”. La subida del impuesto cuesta 7 millones a la semana a los concesionarios gallegos.