El Consejo de Ministros aprobó que el ICO, el Instituto de Crédito Oficial, pueda “acompañar” a los bancos en la refinanciación y reestructuración de la deuda de las empresas más afectadas por la crisis y con ese fin ha creado una nueva línea de avales de 3.000 millones de euros.

Además, acordó extender hasta el 31 de diciembre el plazo para solicitar préstamos con aval del ICO, una medida adoptada poco después de la declaración de la pandemia y que ha permitido a los bancos conceder más de 121.000 millones a autónomos y pymes. Según explicó la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, estas medidas extraordinarias se incluyen en el real decreto-ley aprobado el viernes con 11.000 millones de euros en ayudas directas a empresas. En el caso concreto de la nueva línea para la reestructuración de deuda financiera con aval del Estado, dotada con 3.000 millones, podrán recurrir a ella aquellas empresas que previamente recibieron préstamos con avales del ICO para sortear la crisis.

Todas estas empresas tienen encima de la mesa desde noviembre la posibilidad de extender hasta dos años el periodo de carencia del pago del principal.