El INSS deberá conceder una pensión por incapacidad permanente a un maquinista de artes gráficas tras quedar ciego de un ojo por una dolencia degenerativa. El titular del Juzgado de lo social número 1 de Madrid condenó al ente público a abonar una prestación de 1.384 euros mensuales de por vida al damnificado y a abonar un importe de 6.000 euros en concepto de atrasos por los nueve meses durante los que dicho trabajador estuvo privado de su pensión.