No falla. Cada año a propósito de la presentación de los resultados de su compañía se lanza públicamente a hacer autocrítica con una sinceridad difícil de imaginar en ningún otro CEO. Y hoy el presidente de Mercadona ha vuelto a hacerlo con los productos estrella de su empresa al asegurar que se debe mejorar la calidad de algunos de la marca Hacendado, los frescos o los del horno.

Juan Roig dijo: "Nos falta más calidad en Mercadona, en producto Hacendado y en productos frescos", y reveló que la compañía está buscando proveedores especialistas en España y en todo el mundo para ofrecer la calidad que el cliente quiere tanto en estos productos como en la comida lista para comer. "El cliente quiere calidad. Tenemos que estar pensando todo el santo día en la calidad", que es lo que va a marcar el futuro de la empresa, apuntó.

Roig ha descartado que Mercadona vaya a entrar en una guerra de precios porque, en su opinión, hay que centrarse en la calidad ("tener una grandísima calidad al mejor precio posible", ha dicho) y, por ello, ha afirmado que la cadena de supermercados "no va a entrar en la guerra de precios, va a entrar en la guerra de la calidad" tanto en sus tiendas en España como en Portugal.

Además, continuará con su política de no realizar ofertas, pues "lo mejor es saber qué precios tenemos", y ha insistido en que la calidad es "muy difícil de conseguir" y de mantener.

En este aspecto, ha recordado que el acuerdo que tiene Mercadona con sus proveedores es indefinido siempre y cuando haya colaboración, el producto tenga seguridad alimentaria y calidad y se dé servicio, el precio sea competitivo, ambas partes ganen dinero y el colaborador sea una empresa socialmente responsable.