El delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones, trasladó ayer el pleno compromiso del Ejecutivo central con las comarcas de As Pontes y Cerceda y aseguró que próximamente se darán a conocer proyectos que permitirán dar carga de trabajo en ambas zonas.

Miñones mantuvo en Madrid una reunión con la directora del Instituto para la Transición Justa, Laura Martínez, que ratificó la confianza del Gobierno en el futuro económico y social de ambas comarcas afectadas por los cierres de las centrales térmicas, informó la Delegación del Gobierno.

Tras comprobar el avance de los convenios de transición justa para las dos comarcas y otras líneas de ayudas para empresas, formación y administraciones a las que podrán optar los ayuntamientos afectados, el delegado del Gobierno subrayó que “hay futuro para As Pontes y Cerceda”.

En este ámbito, también se comprometió a trasladar a la Xunta la necesidad de contar con su participación en los procesos de elaboración de los convenios de transición energética para las centrales térmicas de carbón afectadas por cierres en Galicia.

También indicó que Galicia es la única comunidad que no ha firmado el protocolo de colaboración como sí han hecho Asturias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Aragón o Andalucía, y por ello manifestó que “es necesario que el Gobierno gallego se implique en estos procesos y por ello colaboraremos para que esta firma se produzca lo antes posible”.

Además, celebró que el Gobierno incluya, en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Unión Europea, un paquete de medidas específico para zonas de transición justa por valor de 300 millones de euros. “Una buena noticia”, dijo, que reforzará el Fondo de Transición Justa, del que también se beneficiarán las zonas afectadas en Galicia.

Este paquete incluye ayudas por valor de 100 millones para proyectos de infraestructuras municipales, sociales y ambientales a los que se podrán presentar municipios de las zonas de influencia de As Pontes y Meirama.