Van dos reuniones ya de la negociación entre la dirección de Adolfo Domínguez y los sindicatos por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) planteado para 300 empleos y, por el momento, no hay propuestas en firme sobre cómo serán las salidas.

La histórica compañía textil descartó ayer a los representantes de los trabajadores la retirada de la medida, según detalló el presidente del comité de empresa de sede central, José Rodríguez, porque el adelgazamiento es indispensable para enderezar el negocio.

Adolfo Domínguez ha contratado los servicios de Deloitte para el plan de reequilibrio financiero.

Los sindicatos solicitaron a los negociadores de la empresa más información sobre la situación de las cuentas. El grupo dirigido por Adriana Domínguez es una cotizada y presenta mañana miércoles los resultados de su último ejercicio fiscal, que va de marzo de 2020 a febrero de 2021, por lo que, para cumplir con la normativa de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), esperará a entonces para pasar la documentación a las centrales.

Cuando anunció su intención de lanzar un ERE el pasado 25 de marzo, el cuarto en una década, la empresa hizo hincapié en la “aceleración” del mercado online y el fuerte descenso de las ventas por la pandemia.