La sociedad impulsada por Xunta, Abanca, Reganosa y Sogama para madurar, a modo de incubadora, los grandes proyectos que Galicia presentará a las convocatorias de los fondos del Nex Generation se constituyó formalmente ayer en la Cidade da Cultura. La presidencia correrá a cargo del vicepresidente económico del Gobierno gallego, Francisco Conde, y Francisco Botas, consejero delegado de la entidad financiera, será el vicepresidente. Además de los representantes del resto accionistas, que nace con un capital social de cinco millones de euros, la firma contará con el expresidente de la Xunta Fernando González Laxe, y el catedrático Santiago Lago como consejeros delegados. De momento no hay ninguna mujer en el máximo órgano de decisión de la sociedad, que sigue abierta a nuevos “colaboradores”.

El principal objetivo de la incubadora, según concretaron ayer sus impulsores, será el polo de transformación industrial perfilado por el Gobierno gallego y que incluye la fábrica de fibras textiles vegetales, el centro de cogeneración de biogás a partir de residuos, la producción de hidrógeno verde y la expansión de las energías renovables, además de la digitalización del sector.