El Senado aprobó la bajada del IVA de las peluquerías y servicios de estética del tipo general (21%) al reducido (10%), así como la suspensión hasta final de año de la subida del impuesto de matriculaciones. Estas modificaciones fueron introducidas como enmiendas a la ley de medidas de prevención y lucha contra el fraude fiscal aprobada el miércoles en el Senado, un texto que tendrá que volver al Congreso —previsiblemente en un pleno extraordinario en julio— para que decida si acepta o no los cambios.

El más sorprendente de estos cambios, impulsado por el PP y con el voto en contra del PSOE, ha sido la rebaja del IVA de los servicios de peluquería, barbería y estética del 21% al 10% a partir del 1 de enero de 2022, tal y como reclamaba el sector desde que en 2012 se les pasó al tipo general. La transaccional había sido suscrita por los grupos Popular, Vasco, de ERC, Izquierda Confederal, Nacionalista, Democrático y Mixto —es decir, todos salvo el socialista— y se votó rodeada de cierta polémica. Asimismo, el Pleno incorporó una enmienda transaccional impulsada por el PSOE que supone, en la práctica, una rebaja del impuesto de matriculaciones hasta final de año.

El impuesto de matriculaciones se modificó en enero de 2021 como consecuencia de la entrada en vigor de la nueva normativa comunitaria de medición de emisiones, lo que supuso un reajuste de las emisiones correspondiente a cada tipo que provocó que muchos coches exentos pasaran a pagarlo y que otros saltaran de tramo.