Sin restar un ápice a la satisfacción que ha supuesto este jueves la firma del primer acuerdo social en 10 años para una primera ronda en la reforma pendiente de las pensiones, patronal, sindicatos y Gobierno ya han dejado claro en los jardines de La Moncloa, que la próxima ronda no va a ser nada fácil.

"Sé que las segundas partes no van a ser sencillas", dijo el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, tras la firma del primer acuerdo, que garantiza la revalorización de las pensiones con el IPC y busca aproximar la edad real de jubilación a la legal, por la vía de estimular el alargamiento de la permanencia en el puesto de trabajo de los más mayores y de penalizar ciertas prejubilaciones.

"El segundo y tercer paso serán más complicados para todos", vaticinó el presidente de CEOEAntonio Garamendi. Se refería al nuevo esquema que debe permitir a los trabajadores autónomos cotizar por sus ingresos reales y, sobre todo, a la negociación del nuevo "mecanismo de equidad intergeneracional" que se debe acordar antes del 15 de noviembre para sustituir al ya derogado factor de sostenibilidad, que aprobó en su día el Gobierno del PP para reducir la cuantía de la pensión a medida que aumentara la esperanza de vida y que nunca llegó a aplicarse.

"La segunda fase va a ser compleja", certificó el secretario general de CCOO, Unai Sordo, en clara alusión al diseño del nuevo mecanismo de equidad intergeneracional que debe permitir -dijo- "mantener pensiones suficientes para las generaciones del 'baby boom', que nos jubilaremos pronto" y también -añadió- "para los que hoy tienen 40 años o menos".

"Pese a la complejidad de las nuevas negociaciones que vienen", el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, expresó la voluntad del Ejecutivo se "seguir trabajando con los agentes sociales" en los próximos meses para cumplir las recomendaciones parlamentarias del Pacto de Toledo sobre la reforma del sistema público de pensiones.

Sánchez sobre las pensiones: “Comenzamos a saldar los principales compromisos del Gobierno con los pensionistas” Vídeo: Agencia ATLAS | Foto: EP

Recortes para los 'baby boomers'

En el ambiente soleado de los jardines del Palacio de la Moncloa, donde todos ellos y el vicepresidente de Cepyme firmaron el primer acuerdo para la reforma de las pensiones, flotaban las declaraciones que unas horas antes había dejado en TVE el ministro de Inclusión y Seguridad Social. José Luis Escrivá advirtió que la generación de los 'baby boomers', los nacidos "entre los años 50 y mitad de los 70" tendrán que elegir entre asumir un recorte en su pensión o trabajar más años. 

"No hay ninguna propuesta de negociación encima de la mesa que defina nada que tenga que ver con el índice de equidad intergeneracional. El compromiso es negociarlo, evidentemente, pero no hay ninguna propuesta", afirmó Unai Sordo después de la firma del acuerdo en declaraciones para los medios. "Lo que tiene que resolver España de manera democrática es qué parte de la riqueza que se genera en el país está dispuesta a gastarse en pensiones en cada momento", abundó el líder de CCOO.

En la actualidad el gasto en pensiones roza el 11% del PIB y a mediados de siglo podría acercarse al 15%, cuando esté jubilada la generación del 'baby boom'. "La cuestión es si las pensiones que se vamos a estar jubiladas en ese momento, vamos a tener pensiones equivalentes a las que hoy en día estamos sufragando con nuestra actividad productiva, con nuestro trabajo y nuestras cotizaciones. Y en opinión de los sindicatos la respuesta es que sí, que hay que apostar por incrementar el gasto en pensiones para garantizar la suficiencia de las pensiones de ahora y hasta el 2048", remató Sordo.

Desde el punto de vista sindical, la negociación sobre la sostenibilidad futura del sistema de pensiones debe partir del convencimiento de que una parte de su financiación deberá hacerse con cargo a impuestos. "Se está introduciendo un concepto tramposo de la sostenibilidad , porque hay quien desliza que el sistema solo es sostenible en tanto en cuanto se vincula a la financiación con cotizaciones", advirtió el líder de CCOO dibujando algunos de los perfiles más difíciles de la negociación del nuevo sistema de equidad que debe culminar antes del 15 de noviembre pues, de otro modo, se ha pactado que el Gobierno podrá diseñar de forma unilateral un modelo para su entrada en vigor a partir de 2027.