El Consejo Económico y Social (CES) subraya la importancia del consenso y de llegar a grandes acuerdos entre los agentes sociales para imponer medidas económicas efectivas, que “reduzcan el conflicto y mejoren la productividad”.

“Si las medidas económicas se realizan de forma muy rápida, no serán efectivas para mejorar la productividad y conseguir paliar las cicatrices sociales”, apuntó su presidente, Antón Costas, en la presentación de la Memoria Socioeconómica y Laboral 2020 del organismo. El economista gallego alertó del “efecto bumerán” de no alcanzar grandes acuerdos en materia económica, ya que cuando se produce un cambio electoral, el nuevo gobierno invalida las medidas económicas del anterior.

Por eso Costas aplaudió el impulso al diálogo social que se ha producido durante la pandemia, materializado en medidas políticas que han permitido que el empleo solo caiga dos puntos porcentuales en esta crisis.

El consejero y responsable de la Comisión de Trabajo del CES, Raymond Torres, alertó con especial énfasis del incremento de las brechas de desigualdad a causa de la crisis del COVID-19. “No solo se ha acrecentado la brecha de desigualdad de ingresos, sino que también observamos brechas entre la igualdad de oportunidades entre entornos rurales y urbanos o la brecha digital”, indicó.

Sobre otra posible brecha por la pérdida de oportunidades ante la tecnificación del empleo, el director general de Economía y Estadística del Banco de España, Óscar Arce, recordó que más allá de la pandemia los principales retos a los que se enfrenta la sociedad española son el envejecimiento poblacional y el cambio climático y considera “fundamental” plantear estímulos activando a las capas vulnerables y activar el crecimiento, algo “básico” para fortalecernos y ser “más resilentes” ante crisis futuras.