El Gobierno aprobó ayer en Consejo de Ministros la prórroga hasta el próximo 31 de octubre del escudo social, que incluye la suspensión de los desahucios sin alternativa habitacional para familias vulnerables, la moratoria en el pago de alquileres y la prohibición de cortes de luz, agua y gas. “Una prórroga a ese escudo social que es la protección de los más vulnerables en el ámbito de los suministros energéticos, de protección de la vivienda, para evitar que tengan que abandonar sus hogares como consecuencia de la situación de pandemia, y en la protección de los servicios esenciales a las víctimas de violencia de género, hasta el 31 de octubre”, explicó la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez.

De esta forma, el Ejecutivo aprobó la extensión de las medidas contenidas en el Real Decreto-ley 8/2021 que expiraban el próximo lunes 9 de agosto. Se prorroga la suspensión de los desahucios sin alternativa habitacional a personas en situación de vulnerabilidad; la prohibición de cortes de suministro de agua, luz y gas; la ampliación del derecho al bono social para determinados colectivos, y la ampliación de la solicitud de prórroga del contrato de alquiler durante un plazo máximo de 6 meses.