A Carla y a Javi acaba de entrarles un pedido de joyas desde el barrio neoyorkino de Brooklyn. Juan recibe cada vez más visitas desde Alemania y Francia a los vídeos de la página web de su restaurante. Hugo y Diego han vuelto a vender cruceros online al público francés. Los cinco tienen algo en común: están al frente de una pequeña empresa, ejercen su actividad desde A Coruña y utilizan internet como aliado para abrir sus ventas al mercado exterior. Además, participan en la última edición de Xpande Digital, un programa de la Cámara de Comercio que en el último año ha ayudado a 60 pymes y micropymes coruñesas a incrementar su facturación en el extranjero mediante un posicionamiento estratégico en la red.

Imagen de dos caballas en el restaurante Bido, de Juan Crujeiras. | // L.O.

Cada empresa centra sus esfuerzos en un mercado. Carla Barral y Javier González, artífices de la marca de artesanía de diseño Rígido, han elegido Estados Unidos. “Es un mercado que está saliendo de la crisis del COVID más rápido que el europeo”, explica Carla. “Lo que más nos interesa ahora es conseguir alcance y reconocimiento de marca”, apostilla Javier. Desde la defensa de la diversidad como valor esencial y con su conocimiento del mundo del diseño y la fotografía, estos dos jóvenes lanzaron su rompedora propuesta de joyería en febrero del año pasado. “En cuanto salimos al mercado llegó la pandemia, ya no conocemos otra cosa”, relata la diseñadora. El proyecto de Rígido tiene su base en un taller de la calle Juan Flórez, con el apoyo de orfebres tradicionales del área de Betanzos y Bergondo. Estas creaciones con sello coruñés, materiales nobles y diseño rupturista han llegado ya a destinos tan diversos como Corea del Norte —un director de arte de Seúl se interesó por su propuesta—, Francia —están ya en alguna concept store de París— o Estados Unidos —esta semana lograron su primera venta por internet desde Nueva York—. “Todo esto sin internet sería imposible, por eso ya nacimos con vocación de vender sobre todo online”, afirma Javier González.

Fotografía de joyas de la marca coruñesa Rígido. | // DANIEL GARZEE/ADRI CUERDO Alba suárez

El negocio de Juan Crujeiras, en cambio, es esencialmente presencial. El steak tartar o el canelón de gallo de corral de Bido requieren la presencia de todos los sentidos en el restaurante coruñés. Otra cosa es la decisión de reservar y ahí el online tiene cada vez más peso, incluso desde el extranjero. “Hemos adaptado la comunicación del restaurante con vídeos en inglés y en francés en nuestra web porque vemos que cada vez más turistas buscan información incluso desde sus países, así que es una forma de que la gente llegue a Bido”, explica el chef, galardonado con una estrella Michelin en su etapa de A Estación de Cambre. Bido está reconocido con dos soles Repsol y en sus mesas es habitual escuchar inglés, francés o alemán. Su propietario reconoce que la pandemia le dio el empujón para dedicarse al canal digital. “Lo habíamos ido dejando por falta de tiempo y con el COVID nos centramos en la parte digital porque es fundamental y es el futuro”, resume Crujeiras.

Ayudas de hasta 2.800 euros

El programa Xpande Digital de la Cámara de Comercio de A Coruña dota a las pymes con ayudas de hasta 2.800 euros para mejorar su presencia en internet orientada a un mercado internacional. En los últimos doce meses han participado unas 60 empresas que han enfocado sus esfuerzos en países como Perú, Senegal, Alemania o Portugal. Además de la dotación económica, las pymes reciben asesoramiento profesional para que la inversión tenga retorno. Pablo López Blanco, director en el Departamento de Comercio Exterior de la Cámara, es el responsable del programa. “La situación de cada empresa es distinta, pero nosotros creemos que para pymes lo mejor siempre es empezar vía plataformas, porque dan ya una estructura” , explica el experto.

Todo depende del punto de desarrollo. El proyecto de Hugo Iglesias y Diego Leira está más rodado y canaliza las compras a través de su propia página web. Miramar Cruises vende cruceros sobre todo al público francés. “A pesar de que partimos de una situación madura en el mercado, optimizar nuestra inversión de la mano de expertos en internacionalización ha sido un revulsivo importante en un año tan complejo como este en el sector turístico”, destaca Hugo Iglesias Docampo, director general de la esta empresa turística coruñesa. Según detalla, la participación en Xpande Digital les ha servido para “consolidar el posicionamiento en el mercado francés de la venta online de cruceros”. Francia aporta ya el 25% de los ingresos de esta agencia, que factura el 75% en restante España. Todo a través de internet.

Pablo López, responsable de este programa de digitalización dirigido a pymes con vocación internacional, tiene claro que cuidar la presencia en internet es esencial para cualquier compañía. “Es una cuestión incluso de modernidad y de imagen”, añade el experto, que advierte que “las empresas que no estén ahí se van a perder un buen trozo de pastel del mercado”. La Cámara ha cubierto las plazas para el programa, pero mantiene abierta la inscripción para la lista de espera hasta final de mes.