Julio fue un mal mes para las empresas gallegas. Tanto para la que se crearon como para las que se disolvieron. El número de nuevas sociedades mercantiles descendió un 0,6% en el séptimo mes del año en relación al mismo periodo de 2020, hasta alcanzar la cifra de 306, según los datos difundidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). De las sociedades creadas, solo una fue anónima y el resto fueron sociedades limitadas. Mientras, las disueltas alcanzaron la cifra de 103, lo que supone un incremento anual del 83,9%.

En Galicia, las sociedades que amplían capital fueron 102, de ellas 100 limitadas. Las que lo redujeron fueron 26. En cuanto a las disueltas, 82 lo hicieron de forma voluntaria; seis fueron por fusión y 15 por otros motivos.

En España, el número de nuevas sociedades mercantiles aumentó un 9,7% en julio en relación al mismo mes de 2020, hasta las 8.379 nuevas empresas, la cifra más alta en un mes de julio desde 2007.

Con el avance interanual de julio, la creación de empresas encadena seis meses consecutivos de tasas positivas después de haber aumentado un 3,1% en febrero, un 61,8% en marzo, casi un 300% en abril, un 152,4% en mayo, un 41,8% en junio y un 9,7% en julio.

Según los datos del INE, el número de sociedades mercantiles disueltas el pasado mes de julio fue de 1.503, un 4,7% más que en el mismo mes de 2020. De esta forma, una media de 48 empresas cerraron sus puertas cada día del mes de julio.