Los ejecutivos que pilotan las grandes compañías españolas empiezan a ver lo peor de la crisis por el retrovisor. Miran hacia adelante y en su campo de visión hay crecimiento a corto plazo y creación de empleo. Son las principales conclusiones del informe CEO Outlook 2021 de la firma global de servicios profesional KPMG.

El estudio destaca que casi nueve de cada diez (86%) primeros ejecutivos de grandes empresas españolas prevén aumentar la plantilla de las compañías que dirigen en los próximos tres años y la tasa incluso aumenta cuando se les pregunta por el crecimiento en ese periodo. “Ni siquiera el impacto que ha tenido la variante delta del COVID en verano ha conseguido mermar la confianza en la recuperación de los primeros ejecutivos españoles. Un 90% de ellos cree que sus organizaciones van a crecer en los próximos tres años y un 80% cuenta además con que ese crecimiento se haga extensible también a toda la economía nacional”, señala Juan José Cano, consejero delegado de KPMG en España.

El informe se elaboró a partir de la opinión de 1.325 primeros ejecutivos (los conocidos como CEO) de 11 países pertenecientes a empresas con una facturación anual superior a los 500 millones de dólares. En España se encuestó a 50 y el 62% confía en ver una expansión de la economía global en los próximos tres años, una tasa muy similar al 60% de la media de los CEO del resto del mundo. Este dato prácticamente duplica el obtenido el año pasado, cuando sólo un 32% de los encuestados consideraba posible que la economía global tuviese un comportamiento positivo.

Cano destaca la consolidación de algunas tendencias que se han visto aceleradas en los últimos meses, como la digitalización. No obstante, precisa que “para los CEO españoles el componente humano es indisociable de este proceso y tanto es así que el 56% de ellos priorizará el desarrollo de las capacidades y habilidades de sus empleados sobre la adquisición de nueva tecnología, cuando la tendencia global es la contraria”.Muchos de los CEO españoles quieren aprovechar los beneficios de la digitalización para construir un entorno laboral más flexible. El 38% creen que en el futuro sus empleados van a trabajar de manera remota al menos dos o más días a la semana.