Comisiones Obreras y UGT han rechazado el anunciado cierre de la fábrica de aerogeneradores de Vestas en el municipio de Viveiro (Lugo) y le reclaman al Gobierno y a la Xunta que trabajen juntos para evitar “un proceso de deslocalización más de los que ha sufrido el tejido industrial gallego”, porque la multinacional sigue los “pasos de Gamesa y cierra en Galicia” al tiempo que invierte en Portugal.

Ambos sindicatos subrayan, en sendos comunicados, que el cierre de la planta de Viveiro supone “un duro golpe”, otro más para la comarca lucense de A Mariña, dado que suma a la difícil situación de Alcoa, y fuerza “al traslado” o “aboca al despido” a las 115 personas que actualmente trabajan en la planta de Vestas. La decisión de cierre es “otro mazazo que ha debilitado, todavía más, la estructura industrial de Galicia”, lamentan.