“Hasta el último minuto nos están amargando la vida. Esto es una desesperación”, lamenta Dolores Domínguez, portavoz del personal de limpieza de la fábrica de aluminio de Alu Ibérica en A Coruña. Logiplus (filial de Grupo Riesgo, dueño de Alu Ibérica) aplicó un expediente de regulación de empleo (ERE) a las limpiadoras tanto de Agrela como de Avilés y en la carta de despido las informó de que debido a su falta de liquidez no les pagará ni el finiquito que les corresponde ni los salarios que les debe. Ahora, al ir a tramitar su prestación por desempleo, las trabajadoras despedidas se han encontrado además con que la empresa no ha abonado mensualmente las cotizaciones que debía, por lo que el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) les pone trabas para cobrar su prestación por desempleo.

“Estamos sin cobrar nada desde junio y lo único que queremos ahora es poder cobrar nuestro paro y nos dicen que las cotizaciones no corresponden y que tiene que arreglarlo la empresa, pero ¿qué empresa si no nos cogen el teléfono?”, explica Domínguez. La cuantía del paro se calcula en base al salario de los últimos seis meses y las cotizaciones de hasta seis años trabajados. Logiplus entró a prestar el servicio de limpieza de la fábrica de la antigua Alcoa el pasado diciembre y subrogó a las 14 trabajadoras de Jofrasa, siete por planta, una vez que los impagos de Grupo Riesgo forzaron a la esta compañía a marcharse. “Es un jaleo, porque parece ser que en diciembre no hay ninguna base de cotización y las de abril, mayo y junio no corresponden”, apunta la representante sindical.

Dolores Domínguez es la única de sus compañeras que no acudido a solicitar e paro. En su caso, ha comenzado a trabajar en otro puesto, pero se siente igualmente aludida por este problema: “Me ha salido trabajo en un colegio, pero cuando llegue junio y vaya a cobrar el paro me voy a encontrar con este problema igualmente”, afirma. De sus compañeras asegura que todas se están encontrando con dificultades para gestionar la prestación, que en unos casos está siendo directamente denegada de forma inicial y en otros, tramitada sin garantías. Una de las trabajadoras presentó una denuncia ante la Inspección de Trabajo. “Con esta documentación le están tramitando la prestación pero no sabe si se la echarán para atrás”, añade.

Las limpiadoras de Alu Ibérica preparan ya una demanda judicial a través de los sindicatos para reclamar a Logiplus que les pague las indemnizaciones correspondientes por el despido y las nóminas pendientes: parte de las pagas extraordinarias de Navidad, de febrero y de verano, horas de enero y las mensualidades completas de julio, agosto y septiembre hasta el despido.

El colectivo ha intentado sin éxito ponerse en contacto con el administrador judicial de Alu Ibérica, que se mantiene ajeno a este conflicto al entender que su cometido se ciñe a la empresa intervenida y no a Logiplus, filial de Riesgo que en todo caso está siendo investigada por la Audiencia Nacional dentro del caso Alcoa . “Esto es un desastre”, lamenta Dolores Domínguez, con la esperanza de que se reactive la fábrica en el plazo de un año, en cuyo caso tiene derecho a subrogación.

La corporación municipal recibe a la plantilla

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, acompañada por el resto de portavoces de la Corporación municipal, recibe hoy a las once al comité de empresa de Alu Ibérica. En la reunión, solicitada por la Marea Atlántica, la regidora “trasladará nuevamente su apoyo incondicional a las demandas del personal y reclamará a la empresa no solo el mantenimiento del empleo, sino también que garantice la continuidad de la actividad industrial en la ciudad”, según avanzó. Será la primera visita del comité aluminero al Concello desde que el administrador judicial solicitó la entrada en preconcurso de acreedores.