Ikea y los sindicatos con representación mayoritaria han alcanzado un acuerdo para regular el teletrabajo en sus centros en España. Parte de los 9.148 trabajadores que emplea la multinacional de origen sueco podrán ejercer en remoto hasta tres días a la semana y, para compensar los gastos derivados, cobrarán un plus de 30 euros brutos al mes (unos 27,5 euros netos). Así lo confirman tanto fuentes de la empresa como de los sindicatos, que ordenan el trabajo a distancia después de la experiencia inicial durante la pandemia.

La regulación del ejercicio en remoto, un año después de la aprobación de la nueva ley de teletrabajo, es una tarea pendiente en España y solo el 3% de los trabajadores está cubierto por un acuerdo alcanzado al respecto.

El nuevo acuerdo de teletrabajo entrará en vigor el próximo 1 de enero de 2022 y desde la compañía todavía no tienen una estimación de cuántos trabajadores de su plantilla podrán acogerse a esta modalidad. Teniendo en cuenta que perfiles como comerciales, diseñadores o de atención telefónica y asistencia a la venta online encajan perfectamente, mientras que los operarios de almacén tendrán complicado adherirse.