El Gobierno agilizará las autorizaciones necesarias para instalar en Galicia los parques eólicos necesarios para que Alcoa pueda volver a fabricar aluminio en San Cibrao el 1 de enero de 2024, tras firmar con diferentes empresas eléctricas el suministro energético a precios competitivos. Representantes de los ministerios de Industria y de Transición Ecológica transmitieron ayer este compromiso a la multinacional estadounidense y a sus trabajadores, en una reunión a la que asistió también la Xunta en el día en que la factoría de A Mariña completó el apagado de las cubas de electrólisis. Con esta parada, España se queda sin fabricación de aluminio.

El Gobierno gallego es escéptico sobre el compromiso de Alcoa de reactivar la fabricación en dos años. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, puso ayer en duda que una vez apagadas las cubas se vuelvan a reactivar. “Hoy, como presidente de Galicia, no lo puedo confirmar”, afirmó. En todo caso, Feijóo considero que esta parada es “un fracaso industrial, económico y laboral”, una decisión con la que la Xunta “no está de acuerdo de forma directa o indirecta”.

“Llevamos tres años para intentar evitar el fin de la producción de aluminio primario en España y la parada de cubas. Tres años pidiendo un sistema de compra o incluso una intervención temporal para una industria estratégica, y lo único que hizo el Gobierno central es echar la culpa a la empresa, pero no solucionamos el problema”, acusó el presidente gallego.

“Día triste” para la plantilla

El comité de empresa informó, tras la reunión en la sede del Ministerio de Industria, que el depósito de 103 millones de dólares (91 millones de euros) de Alcoa para modernizar la planta ha sido “realizado en un banco serio, como es el BBVA”. Con todo, el portavoz de la plantilla, José Antonio Zan, aseguró que el de ayer fue “un día triste para todos” los trabajadores, porque “es el día en el que se han parado todas las cubas”, por la falta de un “marco energético estable y competitivo” para la actividad electrointensiva. Zan valoró también que esta parada de dos años —durante la que los trabajadores mantienen empleo y sueldo— era “la opción menos mala”.

En aras de posibilitar la producción de aluminio en condiciones rentables a partir de 2024, el Gobierno pedirá a la Xunta que facilite estas autorizaciones de nuevos parques eólicos en el ámbito de sus competencias. “Queda pendiente que Alcoa identifique los proyectos eólicos para agilizar los trámites, tras la firma de contratos bilaterales con las eléctricas”, indicaron ayer fuentes del Ministerio de Industria. Hasta el momento, dos compañías eléctricas han anunciado preacuerdos con Alcoa para surtir San Cibrao desde 2024: Capital Energy y la coruñesa Greenalia, que tiene 18 proyectos eólicos en Galicia con una potencia de hasta 895 megavatios.