Kiosco

La Opinión de A Coruña

La SEPI aprueba el rescate de Celsa, que tiene una planta en A Laracha, por 550 millones

La ayuda es la más cuantiosa de las concedidas, por delante de la de Air Europa, que recibió 475 millones | La operación queda pendiente de la ratificación de los acreedores

Trabajadores de Celsa. | // L. O.

Luz verde preliminar al mayor rescate que ha ejecutado la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) hasta la fecha. Esta empresa pública, que gestiona el fondo creado por el Gobierno por el COVID para empresas estratégicas ha validado el expediente con el que Celsa, la mayor compañía siderúrgica española y que cuenta con la planta de Celsa Atlantic en A Laracha, solicitó, a mediados de 2020, una ayuda de 550 millones de euros. La compañía de la familia Rubiralta es dueña de Celsa Atlantic, división que fabrica y lamina productos de acero en A Laracha con una plantilla de 130 trabajadores. El rescate se llevará a cabo a través del Fondo de Apoyo a la Solvencia de las Empresas Estratégicas, que es el mecanismo que ha gestionado también las ayudas a firmas como Air Europa, Duro Felguera o Ávoris (el resultado de la fusión entre Barceló y Globalia), como avanzó ayer el diario económico Expansión y según pudo confirmar El periódico de Cataluña, medio que pertenece al mismo grupo editorial que este diario,

De estos 550 millones de euros que en principio recibirá Celsa, algo más de la mitad (280,5 millones) llegarán a la compañía en forma de crédito participativo y el resto, cerca de 270 millones, a través de un crédito ordinario. De todos modos, la operación debe pasar todavía por el consejo gestor del fondo y está pendiente sobre todo de la ratificación de los acreedores de la firma.

Las compañías que compraron la deuda de esta empresa con sede en Castellbisbal (Barcelona), según recuerda la agencia de noticias Europa Press, son Sculptor, CVC, SVP, Goldman Sachs, Golden Tree, Cross Ocean, JP Morgan, Attestor y Deutsche Bank. El grupo cuenta con una deuda superior a los 2.000 millones en España. En 2021 terminó con una facturación de unos 5.300 millones.

Además, como el préstamo participativo supera los 250 millones, esta inyección económica requiere del visto bueno también de la Comisión Europea y, luego, del Consejo de Ministros. En principio, esto último no es un problema: el Gobierno valora que la siderúrgica conserve su sede en territorio español y que mantenga intacta la dimensión de su plantilla. Celsa aceptó los términos y condiciones fijados por el Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), para recibir la ayuda de los 550 millones.

La SEPI concluyó el pasado 15 de marzo el análisis de la solicitud de Celsa para que se le conceda una ayuda con cargo al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, que sería la más cuantiosa concedida hasta la fecha.

Para que el fabricante de acero obtenga dicha ayuda, que aún no ha sido aprobada por la SEPI, debe llegar a un acuerdo con sus acreedores y, una vez que lo cierre, la operación se elevará al consejo gestor del fondo para su aprobación.

Celsa es el primer productor de acero circular y bajo en emisiones de España y en la actualidad da empleo directo a 4.500 personas en España —más de un centenar en la planta de A Laracha— y a cerca de 10.000 en el resto de Europa.

Con más de 120 centros de trabajo en todo el mundo, recicla cada año 8 millones de toneladas de chatarra férrica que destina a la producción de acero.

De confirmarse, esta sería la operación más grande autorizada por la SEPI a través de este fondo, que, dotado con 10.000 millones de euros, pretendía reforzar la solvencia empresarial de compañías no financieras afectadas por el COVID, que fueran consideradas estratégicas para el tejido productivo nacional o regional y que no tuvieran problemas antes de la pandemia. Sin embargo, hasta el momento este mecanismo solo ha repartido poco más de 2.000 millones de euros, menos de la mitad de los 5.300 millones solicitados.

Entre las grandes ayudas concedidas hasta el momento figuran el rescate de Air Europa por 475 millones, el de Técnicas Reunidas por 340 millones, la inyección de 320 millones a Ávoris (la compañía que resultó de la integración de los grupos Barceló y Globalia) o la transfusión de 241 millones al grupo hotelero Hotusa. A la lista, que conforman un total de 21 compañías sin contar todavía a Celsa, se han incorporado recientemente las hoteleras Hesperia (55 millones), Abba (30), Juliá (38 ) y Mediterránea (28), las cuatro aprobadas en el último Consejo de Ministros.

Compartir el artículo

stats