Kiosco

La Opinión de A Coruña

La cadena agroalimentaria avisa de que no podrá soportar otro bloqueo del transporte

Asegura que una nueva huelga provocaría la entrada en pérdidas de muchos operadores y dañaría la imagen de España en pleno verano

Camiones parados en la anterior huelga del transporte. | // M.G. BREA

Las organizaciones agrarias —Asaja, COAG y UPA, Cooperativas Agroalimentarias— y las asociaciones empresariales FIAB, Aecoc, ACES, Anged, Asedas, Cedecarne, Fedepesca, Hostelería de España y Marcas de Restauración, representantes de los sectores agroalimentario español y de la hostelería, alertaron ayer de que la cadena agroalimentaria no podrá soportar un nuevo paro del sector del transporte por carretera.

En concreto, la cadena reconoce su “máxima preocupación” ante la posibilidad de que se reproduzcan los incidentes que provocaron problemas en la cadena de abastecimiento de productos básicos de alimentación en marzo por las “graves consecuencias” que un nuevo paro del transporte podría tener sobre las empresas y sobre los consumidores.

Un nuevo paro, según advierten, supondría la entrada en pérdidas de muchos operadores del sector, que están soportando a duras penas una coyuntura económica y geopolítica sin precedentes.

De esta forma, las organizaciones reclaman al sector del transporte que no sometan a la sociedad a una nueva amenaza y que tengan en consideración la difícil situación en la que está este sector esencial que trabaja para garantizar en todo momento el abastecimiento de alimentos y de productos esenciales a toda la sociedad.

Recordaron que prestan un “servicio esencial” para abastecer de productos de alimentación a la población, un carácter que ya se reconoció durante la pandemia y que supone garantizar el derecho de los ciudadanos a acceder, en todo momento, a este servicio público y de los operadores a prestarlo bajo cualquier circunstancia.

La cadena agroalimentaria apunta además que el sector agrario se encuentra en plena campaña de fruta de verano y gran parte de su producción va a mercados internacionales, por lo que un posible paro provocará el no responder a la demanda internacional, además de una pérdida de prestigio para el sector que puede redundar en la pérdida de destinos de exportación.

El sector recalca que este hecho es “especialmente grave” en momentos de inicio de campaña con riesgo de que se tire gran parte de la producción anual de alimentos perecederos, como la fruta, con los importantes perjuicios que esto supondría.

Las asociaciones gallegas se desmarcan de la movilización

Representantes del transporte de mercancías por carretera en Galicia se desmarcan de un nuevo paro en el sector como el organizado en marzo en protesta por el alza del precio de los combustibles, que causó graves complicaciones en la cadena logística de toda España. Asociaciones del sector y miembros del Clúster de la Función Logística en Galicia mantuvieron ayer un encuentro con la conselleira de Infraestruturas e Mobilidade, Ethel Vázquez, para abordar las medidas que se deben tomar, tanto por parte de la Xunta como del Gobierno central, con el fin de amortiguar la actual crisis. “Nosotros no paramos antes, ni queremos parar ahora”, defiende el presidente de la Federación Gallega de Transporte de Mercancías (Fegatramer), Ramón Alonso, que apuesta por “seguir dialogando” y por que sean los cargadores y los contratistas quienes asuman el incremento de los precios de los carburantes. “Lo que tienen que hacer es subir el precio”, avisa Alonso, que ha instado a sus socios a llevar la iniciativa y no permitir que se firmen contratos que no cubran los costes del porte.

Compartir el artículo

stats