Kiosco

La Opinión de A Coruña

Room Mate, la cadena hotelera de Kike Sarasola, pide concurso de acredores

Culpa a la pandemia y a Sandra Ortega, su principal accionista a través de Rosp Corunna, pese a llevar una década en quiebra técnica

El empresario Kike Sarasola. | // GUILLERM BOSCH

Durante mucho tiempo fue la cadena hotelera de moda con su apuesta por un diseño moderno, enclaves privilegiados en las principales ciudades del mundo y un segmento de clientela de poder adquisitivo alto. “Hoteles boutique inspirados en personalidades únicas donde te sentirás como en casa”, promociona la empresa creada en 2005 por Kike Sarasola, exjinete profesional, hijo del también conocido empresario Enrique Sarasola Lerchundi y cachorro de la jet set madrileña. Era muy frecuente verle junto a su marido en grandes foros de innovación e, incluso, en 2014 lanzó BeMate, una plataforma para entrar en el alquiler de apartamentos turísticos cuando sus colegas del sector arremetían duramente contra este tipo de negocios por competencia desleal. La aventura de Sarasola marcó ayer un antes y un después con la esperada solicitud del concurso de acreedores.

“Room Mate ha presentado esta mañana ante el Decanato de los Juzgados de lo Mercantil de Madrid la solicitud de concurso de acreedores voluntario con venta de unidad productiva acompañada de una oferta vinculante por parte de un inversor que plantea la continuidad del negocio y el mantenimiento de los puestos de trabajo”, señala el comunicado del grupo, que no desvela quién está detrás de esa supuesta propuesta de compra. El inversor, según ha podido saber El Periódico de España, del mismo grupo editor de LA OPINIÓN, de fuentes solventes y conocedoras de la compañía, es el fondo buitre Angelo Gordon. Este fondo oportunista, que en la crisis financiera de 2008 aprovechó para comprar activos inmobiliarios a bajo precio, adquirió recientemente varias filiales de Room Mate en Luxemburgo. La empresa no ha querido confirmar esta información, ateniéndose al comunicado.

Room Mate había pedido un rescate a la Sepi (Sociedad Española de Participaciones Industriales, una entidad pública empresarial) por valor de 52 millones de euros. La solicitud se denegó por incumplir los criterios de elegibilidad.

Ahora la compañía achaca la presentación de concurso a la mala situación económica por la pandemia y a los litigios que mantiene con la inversora Sandra Ortega, la primogénita de Amancio Ortega, que presentó tres querellas contra el que fuera gestor de su sociedad de inversión Rosp Corunna, José Leyte, por falsificar su firma para favorecer a Room Mate, la inversión más ruinosa de la firma. Fueron finalmente archivadas por el juez por falta de indicios de criminalidad. Sin embargo, Room Mate lleva en quiebra técnica una década. Incluso en 2019, el año antes de la pandemia y récord de turistas en España, la empresa declaró pérdidas de 7,4 millones de euros.

El pasado mes de mayo, la empresaria Sandra Ortega, anunció que desahuciaría a Room Mate de sendos hoteles en Nueva York y Miami al exigir el 100% del pago del alquiler de los inmuebles. La cadena hotelera acusa a la empresaria de “extrema rigidez” en las negociaciones. Desde la compañía han subrayado que están en proceso de regularizar el pago con la mayoría de sus proveedores y en el camino para su recuperación, pero que el proceso concursal es la fórmula más adecuada para su viabilidad futura

Compartir el artículo

stats