La planta de hidrógeno verde de As Pontes, uno de los proyectos de referencia en el proceso de transición energética, ya tiene terrenos sobre los que levantarse.

Será en O Tesouro, en el espacio en el que antiguamente se localizaban las oficinas de la mina, donde Reganosa y EDPR materialicen un proyecto que se tramitará como "proyecto industrial estratégico" para tenerlo operativo en el año 2025.

El vicepresidente primero y conselleiro de Economía, Industria e Innovación, Francisco Conde, ha acudido este martes, acompañado por los representantes de las firmas impulsoras y del Ayuntamiento de As Pontes, al lugar en el que se construirá la planta, de la que ha destacado que es "clave" para "abordar el proceso de reindustrialización que estamos promoviendo" en el municipio, afectado por el cierre de la central térmica, porque "va a permitir vincular el desarrollo energético a los procesos industriales en los que estamos trabajando".

Conde incidió en que esta iniciativa es un "buen ejemplo de cómo Galicia está entendiendo la transición energética justa", basada en la "colaboración público-privada", marco en el que, aseguró, "habrá que contar también con el Ministerio de Transición para poder apoyar este proyecto a través del Perte de energías renovables".

"Esa colaboración", indicó, "es la forma de abordar esa transición energética para que tenga un impacto positivo en la generación de empleo y oportunidades".

El conselleiro quiso resaltar la estrategia que contempla la Axenda Enerxética de Galicia 2030, que incluye una "apuesta clara por energías como la eólica marina y el hidrógeno verde".

Proyecto "maduro"

"Reganosa y EDPR", ha enfatizado, "llevan trabajando en este proyecto más de dos años, es un proyecto maduro" que se ha presentado al Perte de renovables y que la Xunta tramitará, ha incidido, como "proyecto industrial estratégico", lo que significa una agilización sustancial del procedimiento y ajustarse "a los tiempos que exige la propia Unión Europea".

Por último, Conde ha subrayado la participación de Navantia en el proceso, lo que redunda en la "huella industrial" de este tipo de iniciativas.

Así, en el astillero de Ferrol se desarrollará una parte de los eletrolizadores que necesita la planta de hidrógeno.

Ayuntamiento y Reganosa

El alcalde de As Pontes, Valentín González Formoso, aseguró que el proyecto de la planta "lleva tiempo ilusionando" porque el municipio "es una referencia en el ámbito energético desde hace décadas, y lo seguirá siendo".

En ese sentido, destacó que "ahora, además de presencia en energías renovables y convencionales, tendrá también un papel importante en un ámbito que es además uno de los retos del siglo XXI: el almacenamiento energético".

"El hidrógeno es una herramienta que la UE quiere impulsar para garantizar la autosuficiencia energética de nuestro país", ha agregado González Formoso, quien ha agradecido a Reganosa, EDPR y Xunta "haber contado" con la localidad. "Saben que aquí tienen todas las facilidades del mundo", ha apostillado.

Visión "a largo plazo"

Por su parte, el director de Reganosa, Emilio Bruquetas, puso en valor la visión "a largo plazo" de un proyecto que se ha venido madurando desde antes de la irrupción de la pandemia y que ha entendido "el rol que el hidrógeno jugará en los sistemas energéticos del futuro y, en particular, en Europa desde el punto de vista de la seguridad del suministro".

"Esta", apuntó, "es una pieza más de un proyecto global que desarrollamos con EDPR para convertir Ferrolterra en la capital de la energía verde".

Bruquetas resaltó la "ayuda del Ayuntamiento" en la puesta a disposición de los terrenos en los que se levantará la planta. "Es un emplazamiento fantástico", ha afirmado.

También agradeció a la Xunta que haya creado la figura de "proyecto industrial estratégico" para agilizar su tramitación. "Es básica", recalcó, "para que podamos tramitarlo en los plazos compatibles con la ejecución que se nos pide".

Además, el director de Reganosa considera que el desarrollo del proyecto es "clave" en el empleo local y, en ese sentido, recordó que "nos hemos comprometido a favorecer la entrada y la integración de todas aquellas personas afectadas por la transición justa", y, por ello, "estamos trabajando en programas de desarrollo y de formación para que eso sea posible, puesto que es clave que parte del valor de este proyecto se quede en la zona donde estamos".

En esta política se encuadra la implicación del Siemens, que "hará en Navantia Ferrol parte de los electrolizadores que se implantarán en As Pontes".