El Gobierno aprueba hoy un paquete de medidas urgentes para la eficiencia y el ahorro energético, según anunció en rueda de prensa el pasado viernes el presidente del Gobierno. Pedro Sánchez no las concretó, aunque sí garantizó que no supondrán “recortes” en el suministro para las familias e industria, asegurando que además serán beneficiosas, ya que se traducirán en “ahorros en la factura de la luz y en la competitividad de la industria”.

El decreto de medidas de ahorro energético que tiene previsto sacar el Ejecutivo extiende las normas de temperatura que ya se aplican en los organismos de la Administración a los transportes públicos, centros de trabajo, comercios y negocios de cara al público. La temperatura del aire acondicionado en verano no podrá ser de menos de 27 grados, mientras que la calefacción no podrá superar los 19 grados.

El paquete fue debatido entre los ministerios implicados, liderados por el de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, “con el sector privado y los grupos parlamentarios”, añadió Sánchez. “Ahorrar energía es una tarea de todos y es prioritario”, dijo el presidente del Gobierno, destacando que reducir la factura energética contribuye “a reducir la dependencia del agresor, Putin, y a doblegar la curva de la inflación”. La medida entrará en vigor de manera inmediata, pero tendrá que ser convalidada por el Congreso de los Diputados en un máximo de 30 días al tratarse de un decreto.

Mercado eléctrico

Sánchez anunció también que España llevará a Bruselas el próximo mes de septiembre dos propuestas para, como lleva pidiendo desde hace meses, reformar el mercado eléctrico: una para desacoplar el precio del gas del de la electricidad y una nueva intervención del mercado energético para poner un límite al precio de las emisiones de dióxido de carbono. El presidente aseguró que estas dos medidas “van a ayudar a doblegar la curva de la inflación y van a ayudar a España, a sus empresas e industrias, pero también a Europa”.