Kiosco

La Opinión de A Coruña

El euríbor cierra el mes de julio con una media que roza el 1% y con tendencia al alza

El índice de referencia para las hipotecas se ha moderado, pero los expertos auguran que se situará cerca del 2% a final de año | En un crédito medio la subida es de 100 euros al mes

El euríbor cierra el mes de julio con una media que roza el 1% y con tendencia al alza

El euríbor a un año, la referencia para las hipotecas a tipo variable, cerró julio en el 0,992%, tras superar algunos días el 1%, el nivel más elevado en una década. Al final, después de que Banco Central Europeo (BCE) subiera 0,50 puntos el precio del dinero y esta referencia llegara al 1,2% en tasa diaria, se ha moderado, pero ha subido 0,14 puntos respecto al mes de junio, el menor incremento desde marzo, aunque si se compara con el dato de hace un año (en julio de 2021 se situó en un -0,491%), el ascenso es de algo más de un 300% o, lo que es lo mismo, 1,5 puntos porcentuales.

En todo caso, aunque sea moderado, este incremento afectará significativamente a aquellos que tengan actualmente contratada una hipoteca variable y les toque este mes hacer la revisión de sus cuotas. Para ver cuánto subirán, hay que fijarse en cómo estaba el euríbor hace justo un año, en julio de 2021 y en cómo está ahora. De esta forma, con este indicador en un 0,992%, quien tenga ahora contratada una hipoteca variable a 30 años de 150.000 euros y con un diferencial del 0,99% + euríbor verá cómo la cuota de su hipoteca aumenta 100,77 euros, es decir, pasaría de pagar 448,72 euros al mes a abonar 549,49 euros a partir de esta revisión. Esto supondría un aumento de 1.209,24 euros anuales.

Si la cuantía del préstamo hipotecario ascendiera a los 300.000 euros, con las mismas condiciones, es decir, con un plazo de amortización de 30 años y un diferencial del 0,99% + euríbor, la subida en la cuota mensual sería de 201,54 euros (de 897,44 euros a 1.098,98) y el incremento anual sería de 2.418,48 euros.

Esta tendencia al alza, que se tradujo en la salida del terreno negativo mensual a partir de abril después de unos seis años, ha llevado a que las hipotecas de nueva producción sean sobretodo a tipo fijo. En concreto, alrededor de tres de cada cuatro. La tendencia al alza comenzó con el año, en enero.

Más que la subida del euríbor, que también les afecta, las hipotecas fijas subirán debido a la medida aprobada la semana pasada por el BCE de aumentar 0,50 puntos los tipos de interés para frenar una inflación que está desbocada y que alcanzó el 9,6% en junio en la zona del euro (en España el 10,8% en julio).

Las hipotecas a tipo fijo, que van entre los 25 y 30 años de plazo, oscilan en la actualidad entre el 1,7% y el 2,9% y sin bonificar es decir, sin requisitos como domiciliar la nómina o contratar otros productos), entre el 2,2% y el 4,3%. Por su parte las de tipo variable, con un plazo de 30 años, parten de un tipo el primer año que va del 0,6% al 1,87% y el diferencial del 0,6 al 0,89 y si están bonificadas (con vinculación del cliente a otros productos); y con un tipo el primer año sin bonificar del 0,6% al 2,97% y un diferencial del 0,95 al 2,05.

El servicio de estudios de CaixaBank afirma que “en la medida en que se cumplan las expectativas de los inversores sobre el BCE, el euríbor a 12 meses seguirá aumentando” De hecho, en su escenario central, se prevé un repunte hasta el 1,8% a finales de 2023. Mientras que en CaixaBank Research estiman que el BCE subirá el tipo sobre la facilidad de depósito hasta el 1,25% a finales de 2023, los mercados esperan que este se ubique, al menos, en el 1,5%. En Banc Sabadell estiman que “no irá más allá del 2% o 2,5% al final de 2023”. Aunque todo dependerá de la evolución de la inflación. Para Bankinter, el euribor anual acabará este año en torno al 1,90%; el 2,20% en 2023 y el 2,00% en 2024.

Compartir el artículo

stats