Kiosco

La Opinión de A Coruña

Un gallego debe trabajar el doble que un danés o un luxemburgués para ganar lo mismo

Los sueldos en Galicia están un 26% por debajo de la media europea | El salario medio en la comunidad es un 46% inferior al de Alemania y un 33% menos que el de Francia

Un gallego debe trabajar el doble que un danés o un luxemburgués para ganar lo mismo

Pese a todo, la disparidad entre los diferentes salarios europeos se ha ido reduciendo todos los años, al menos, desde 2010, cuando la remuneración más elevada (que en aquel momento era de 2.900 euros y correspondía también a Luxemburgo) multiplicaba por 11 a la más baja (265 euros de Bulgaria).

Un gallego debe trabajar 26 meses para conseguir unos ingresos similares a los que tiene un luxemburgués en un año. En el caso de un danés la cifra baja hasta los 25. Es decir, un asalariado gallego necesita trabajar más del doble para recibir la misma nómina que un empleado de Luxemburgo o uno de Dinamarca. Si se compara con Alemania, el sueldo en Galicia es un 46% inferior y con Francia, un 33%. Estas son algunas de las cifras negativas extraídas del VIII Monitor Anual Adecco sobre salarios, elaborado por Adecco Group Institute, que se centra en la comparativa de las remuneraciones medias gallegas con las del resto de países de la Unión Europea. La parte positiva del informe, por ejemplo, es que la mensualidad en Galicia es 2,9 veces más elevada que la de Bulgaria y multiplica por 2,3 la de Rumania. En el caso de Portugal, la remuneración en la comunidad gallega es un 46% mayor que en el país vecino.

El salario medio ordinario bruto en Galicia, según los datos del estudio, es de 1.620 euros al mes, lo que supone un 26,2% menos que la media de los 27 países de la Unión Europea, que está en 2.194. En términos absolutos, la diferencia es de 574 euros al mes (6.888 al año). En España, el jornal mensual es de 1.751 euros, un 7,5% más que a nivel gallego.

Pagos regulares

El salario ordinario bruto incluye los pagos de regularidad mensual antes de computarse las deducciones y retenciones correspondientes. De esta definición quedan excluidos todos los pagos no regulares: pagas extraordinarias, horas extras, atrasos, indemnizaciones...

A pesar de la diferencia con la media europea, hay 15 países cuyos honorarios son inferiores a los de los gallegos, mientras que los restantes 11 son mayores.

La brecha salarial entre Galicia y Alemania alcanzó en 2021 los 1.383 euros mensuales (16.596 al año), lo que implica que los sueldos son un 46% más bajos que los germanos. Esta diferencia significa, por ejemplo, que un trabajador gallego necesita trabajar 22 meses para conseguir un ingreso similar al que logra uno alemán en un año.

La comparación es un poco más favorable respecto a Francia, aunque aun así la diferencia alcanza a 826 euros por mes (9.912 anuales). Estas cifras significan que el sueldo medio de un gallego es un 33,8% inferior al de un francés y que necesita año y medio de trabajo para ganar lo mismo que un galo en doce meses.

Pese a estas cifras negativas, el nivel de las remuneraciones en la comunidad gallega es mejor que en 15 países de la UE. A tres de ellos más que las duplica. Los ejemplos extremos surgen de la comparación con Bulgaria y Rumanía. En el primer caso, es 2,9 veces mayor (1.620 y 562 euros/mes, respectivamente), con una diferencia mensual de 1.058 euros (12.696 al año). Por su parte, la paga mensual de Galicia multiplica por 2,3 la de Rumanía (1.620 y 718 euros/mes, respectivamente). En este último caso, la diferencia mensual es de 902 euros (10.824 al año).

De esta forma, el dinero percibido por un trabajador búlgaro al cabo de un año es similar a lo que cobra un gallego en poco más de cuatro meses. Mientras que para ingresar lo mismo que un trabajador rumano en un año, un asalariado en Galicia necesita trabajar menos de cinco meses y medio.

Sin alcanzar una magnitud tan amplia, la ventaja de Galicia es elevada en comparación con Portugal. El jornal medio gallego supera en un 46,5% al del país luso (1.106 euros/mes), lo que se traduce en una diferencia de 514 euros mensuales (6.168 al año).

Diferencias de hasta seis veces más en los sueldos europeos

Los 27 países comunitarios se pueden clasificar en tres grandes grupos según el nivel de su salario medio mensual. En primer lugar, hay once países con un sueldo inferior a 1.100 euros. Entre ellos están todos los socios comunitarios de Europa del Este: Bulgaria (562 euros), Rumanía (718), Hungría (798), Polonia (833), Croacia (863), Letonia (892), Eslovaquia (977), Lituania (1.007), Grecia (1.034), Estonia (1.053) y República Checa (1.078). Pese a estar en el mismo grupo, hay diferencias entre ellos, ya que, por ejemplo, la nómina promedio de la República Checa casi duplica a la de Bulgaria. El segundo grupo está compuesto por siete naciones con una remuneración media de más de 1.100 euros, pero de menos de 2.500. Entre ellos están España, con 1.751, y Galicia, con 1.620. En este grupo también aparecen Portugal (1.106 euros), Chipre (1.309), Malta (1.329), Eslovenia (1.417), Italia (2.074) y Francia (2.446). Al igual que ocurre con el primer grupo, en este también hay amplias diferencias entre los países. Por ejemplo, la mensualidad de Francia duplica a la de Portugal. Por último, hay un grupo de nueve países que disfruta de pagas superiores a los 2.500 euros al mes. Son los casos de Finlandia (2.603), Suecia (2.623), Austria (2.788), Bélgica (2.830), Holanda (2.883), Irlanda (2.920), Alemania (3.003), Dinamarca (3.458) y Luxemburgo (3.502). Este grupo es más homogéneo que los dos anteriores, ya que la diferencia máxima es inferior al 35%. Los datos anteriores muestran que dentro de la UE hay naciones cuyos honorarios superan en más de 6 veces los de otros socios. El caso extremo es el que surge de comparar Luxemburgo (3.502 euros/mes) y Bulgaria (562), que están separados por una brecha de 2.940 euros. En un solo mes, un trabajador medio luxemburgués cobra lo mismo que un colega búlgaro en más de 6 meses.

Compartir el artículo

stats