Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Gobierno promete subir el SMI el próximo año hasta los 1.049 euros en 14 pagas

El 2 de septiembre se reunirá la comisión de expertos para analizar cuánto será el incremento

Una camarera, en un local de hostelería en una playa.

El secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, aseguró ayer que, con la inflación actual, el Gobierno tiene “la necesidad” de cumplir más que nunca con su programa y con su compromiso”, que es equiparar el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) al 60% del salario medio español en 2023.

En declaraciones en la Sexta, Pérez Rey explicó que a principios de septiembre —la reunión está prevista para el día 2— se verán con la comisión de expertos para analizar en cuánto debe situarse esa subida que se aplicará el año que viene.

“Procederemos a subir el salario para el año que viene. Esta es una gran política de mucho éxito y más necesaria que nunca para hacer frente a los efectos de la inflación en los que peor lo pasan, aquellos que están cobrando los salarios más modestos”, añadió Pérez Rey.

En junio del año pasado, la comisión asesora de expertos señaló al Gobierno varios rangos y escenarios de subidas del SMI. En el más elevado, el salario mínimo debía alcanzar los 1.049 euros en 14 pagas en 2023 para cumplir con ese objetivo del 60%. Actualmente, el SMI es de 1.000 euros brutos en 14 pagas.

Tanto la vicepresidenta segunda y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, como los sindicatos se han mostrado partidarios de seguir la senda de aumentos del SMI, sobre todo con el repunte de la inflación.

Sin embargo, la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) ha manifestado sus recelos en varias ocasiones. Pérez Rey también recordó que las negociaciones de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2023, que comenzaron a principios de este mes, “van por muy buen camino”.

Ambición

Para el secretario de Estado, estos PGE deben “responder con mucha ambición” a los retos que plantea la situación económica internacional y, sobre todo, “a esos efectos devastadores que la inflación tiene para las clases populares”. También mostró su confianza en que los Presupuestos den “satisfacción a necesidades sociales ampliamente demandadas por la ciudadanía” y hacer que sean los presupuestos “lo más amplio y socialmente ambiciosos que se puedan”.

Compartir el artículo

stats