Kiosco

La Opinión de A Coruña

Los salarios suben en Galicia más que la media, pero muy por debajo del IPC

Los convenios pactados hasta julio en la comunidad gallega arrojan el quinto mayor incremento de España, pero suponen más de siete puntos de pérdida de poder adquisitivo

Los salarios suben en Galicia más que la media, pero muy por debajo del IPC | L. O.

Galicia es la quinta comunidad con mayor incremento salarial en los convenios colectivos negociados hasta el mes pasado, pese a lo cual el aumento medio negociado (3,79%) se mantiene 7,71 puntos por debajo de la inflación media gallega en julio que fue del 11,5%, según el dato definitivo publicado la pasada semana por el Instituto Nacional de Estadística (INE), lo que refleja una elevada pérdida de poder adquisitivo.

La tasa de inflación se situó en julio en España en el 10,8%, su nivel más alto desde 1984, a pesar del recorte mensual del 4,7% de los precios de los carburantes. En Galicia la situación todavía fue peor, ya que el repunte de precios en la comunidad escaló hasta el 11,5%, casi un punto más que a nivel nacional.

Según los últimos datos oficiales del Ministerio de Trabajo, la actualización media de salarios en los 148 convenios colectivos negociados en Galicia en los siete primeros meses del ejercicio entrañó un incremento medio 1,23 puntos porcentuales superior al promedio español. Con incrementos superiores se situaron País Vasco (5% de alza salarial media), Navarra (4,52%), Cantabria (4,42%) y Comunidad Valenciana (3,95). De las cinco primeras, , con la salvedad de la Comunidad Valenciana, son comunidades norteñas.

E Convenios. Los convenios de ámbito superior a la empresa arrojan los incrementos remunerativos más elevados. De los 148 pactos alcanzados en Galicia entre enero y julio, 29 lo fueron de ámbito superior y arrojaron un aumento salarial medio del 3,71% (1,15 puntos por encima de la media autonómica), mientras que los 119 suscritos en el ámbito específico de cada empresa la revisión salarial negociada se situó por término medio en el 4,40%, 1,71 puntos por encima de la media nacional.

Seis de las ocho comunidades que más destacan por el incremento salarial pactado (Galicia, Asturias, Cantabria, Extremadura, Comunidad Valenciana y Navarra) están también entre las que igualan o superan la inflación media española, según los datos de junio pasado, pero esta circunstancia —que en sí mismo podría explicar la mayor generosidad de los convenios— no concurre en los casos de País Vasco y Canarias, cuyos índices de precios al consumo (9,6% y 8,5%) estaban en junio por debajo de la media española (10,2%). La correlación entre IPC y revisión salarial tampoco se produce en todas las comunidades que superan la inflación promedio española.

Los sindicatos mantienen la demanda de una mayor actualización de los niveles salariales para atenuar la pérdida de valor real de los salarios a causa del índice de coste de la cesta de la compra y avisan de posibles movilizaciones a partir del otoño si se mantiene lo que consideran como cerrazón patronal. En ámbitos patronales, académicos e institucionales se alerta del riesgo de efectos inflacionarios de segunda ronda si se disparasen los salarios en exceso para intentar conjurar la pérdida de renta por la subida del coste de la vida. El Gobierno propuso un pacto de rentas por el que los trabajadores renuncien a parte de su poder adquisitivo y que las empresas también se sacrifiquen con la limitación de beneficios y dividendos para neutralizar la espiral de precios.

E Inflación. La evolución de la inflación será determinante en que el diálogo social desemboque o no en un otoño caliente. El petróleo ha amortiguado su precio y también lo han hecho otros productos básicos por la menor demanda china y en prevención de una recesión, pero el gas no da tregua ante el riesgo de que Rusia cercene sus flujos hacia Europa. El efecto estadístico debería contribuir a atenuar la escalada de precios, dado que el incremento anual se hará a partir de ahora comparando con precios que ya habían empezado a repuntar con vigor por las mismas fechas del año pasado.

El malestar sindical se ha agudizado con los últimos datos conocidos. El salario bruto medio español es el 20,2% inferior al promedio europeo, según un informe de Adecco conocido la pasada semana, y el 49% de las horas extras no se pagan, según el Instituto Nacional de Estadística (INE). Por el contrario, los altos ejecutivos bancarios españoles son, de media, los mejor pagados de Europa, según la Autoridad Bancaria Europea (EBA). Otros estudios apuntan a que España es de los países con más desigualdad entre la remuneración de los directivos y la de las plantillas.

Los contratos de muy corta duración caen un 18% este verano

Los contratos de duración inferior a una semana se han reducido en España un 18 % en los dos primeros meses de verano, junio y julio, con 659.435 acuerdos laborales de muy corta duración frente a los 804.999 registrados en el mismo periodo del año pasado. En julio se firmaron 301.038 contratos que no alcanzaron la semana de duración frente a los 396.009 del mismo mes del año pasado, antes de la entrada en vigor de la reforma laboral, un descenso del 24%, según los datos de la estadística de contratos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE),. En cuanto a junio, este año se sellaron 358.397 contratos por una duración inferior a los 7 días, una caída del 12,3% frente al mismo mes de 2021 cuando se firmaron 408.990. Este descenso de los contratos de menor duración es reflejo de algunas de las medidas introducidas en la reforma laboral que entró en vigor en enero y que, por un lado, restringe el uso y modalidades de los contratos temporales y, por otro, introduce una penalización en forma de cotización adicional a la Seguridad Social para los contratos de corta duración. “La reforma del mercado laboral ha aumentado la calidad del empleo: la temporalidad sigue reduciéndose de forma drástica, incluso en un mes como julio, donde históricamente la contratación temporal era muy elevada”, destacaron en el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social en la presentación de los datos de empleo de julio. Así, frente al descenso de la contratación temporal —especialmente de esos contratos de muy corta duración—, tanto junio como julio han registrado récord de indefinidos con 1,5 millones de contratos de este tipo. Al detalle, en julio se sellaron 783.595 contratos de trabajo de carácter indefinido “multiplicando por cinco la media de contratación indefinida en este mes” y en julio se registraron 685.992 contratos estables. Estas cifras suponen que cerca de la mitad de todos los contratos firmados en estos meses hayan sido indefinidos frente al 10% que solían representar antes de la entrada en vigor de la reforma laboral. Dentro de estas cifras se incluyen los fijos discontinuos de los que estarían tirando sectores como hostelería o agricultura para afrontar campañas y picos de temporada especialmente acusados en los meses de verano. En total, en estos dos meses se han firmado en España 534.269 contratos en esa modalidad de fijo discontinuo: 241.590 en julio y 292.679 en junio.

Compartir el artículo

stats