Kiosco

La Opinión de A Coruña

La cesta de la compra no ha tocado techo

El encarecimiento de la producción en agricultura y ganadería, del 40%, no se ha trasladado al valor final de los alimentos, que han subido una media del 13,8%

Cesta de la compra. PIM

Las elevadas tasas de inflación perjudican en mayor medida a las familias más vulnerables, para quienes el consumo de productos básicos como los alimentos y la energía absorben la mayor parte de su presupuesto mensual. Según los datos del índice de precios de consumo (IPC) de agosto, los alimentos acumulan una subida media del 13,8% en un año, con incrementos que llegan al 25,6% en la leche y el 24% en aceites. “Es difícil saber qué pasará en los próximos meses, pero lo cierto es que los precios no reflejan la subida de los costes en origen”, resume Andoni García, responsable de Mercados Agrarios de la organización agraria COAG.

Es una opinión coincidente con la de algunos de los responsables de la industria alimentaria consultados. La subida de los costes de producción de agricultores y ganaderos, que COAG cifra en una media del 40%, no ha llegado a los lineales de los supermercados y la duda es si acabará llegando o si, por el contrario, el impacto se repartirá entre los diferentes eslabones de la cadena (productores, industria, distribuidores, comercio y consumidores). Lo que pase en los próximos meses con los precios de la energía y las materias primas determinará, en parte, la capacidad de aguante de cada uno.

Según los datos de COAG, los costes de los productores han subido en media el 40%, con incrementos que llegan al 150% en el caso de fertilizantes, al 90% en carburantes o al 38% en alimentación animal. Por su parte, la remuneración media que están recibiendo los productores se ha incrementado el 34%. No es tanto como la subida de los costes (40%), pero es una cifra que se acerca mucho y ello, según esta organización, es gracias a la reforma de la ley de cadena alimentaria, que entró en vigor en diciembre de 2021 con el objetivo —entre otros— de garantizar que los productores puedan repercutir sus propios costes.

Según datos del Ministerio de Agricultura de la última semana de agosto, el precio de la leche al ganadero es el 38,6% superior al del mismo periodo de 2021. El de la carne de pollo ha subido el 68%; la del cordero, el 10,28%; la de ternera, el 31,9%, y la de porcino, el 37%. Estas cifras generales, sin embargo, no ocultan la realidad de sectores concretos que no están logrando afrontar el encarecimiento de los insumos y están sufriendo el cierre de explotaciones. 

En el sector del aceite de oliva, la ley de cadena alimentaria ya dio como resultado un incremento del 40% del pago a los agricultores, antes incluso del estallido de la guerra en Ucrania, explica el director de Asoliva, Rafael Pico. La segunda razón detrás del encarecimiento del aceite de oliva para el consumidor (13,2%, según el IPC de agosto) tiene que ver un con un aumento de la demanda de este producto después de que el estallido de la guerra en Ucrania provocara una escasez radical en la oferta de aceite de girasol y su consiguiente encarecimiento (más de un 71%). Existe una tercera razón, según Pico, que tiene que ver con la expectativa de una próxima cosecha muy reducida de aceituna debido a la sequía. Por su parte, la directora de la Organización Interprofesional del Huevo y sus Productos (Inprovo), María de Mar Fernández Poza, señala el encarecimiento de la alimentación de las aves como primera causa del incremento del 22,4%. La tonelada de pienso ha pasado de un promedio de 252 euros entre 2018 y 2020 a 421 euros a finales de agosto. Y el pienso representa entre el 65% y el 70% de los costes de producción. Al encarecimiento de la energía que se consume en granjas y centros de procesamiento se suma un aumento del 50% de los embalajes. En el caso de los costes del sector de la panadería están presionados por el encarecimiento del trigo y la energía, sobre todo. “No podemos repercutir la subida en el precio final. Se consume todos los días”, apunta Eduardo Villar, presidente de la Confederación Española de Panadería.

Compartir el artículo

stats