El Instituto de Estudios Económicos (IEE), el think-tank vinculado a la CEOE, rechaza los presupuestos del Estado para 2023 porque, aseguran, sitúan la presión fiscal a las empresas en niveles máximos y porque son expansivos, inflacionistas y se basan en cifras “poco creíbles” tanto de ingresos como de gastos. Su presidente, Íñigo Fernández de Mesa, y el director general, Gregorio Izquierdo, aseguran que, en un contexto de desaceleración económica y de incrementos de todos los costes empresariales, es un error aumentar también los costes fiscales, porque va a lastrar la competitividad y el empleo, que no descartan que se contraiga en 2023.

Por todo y dado el contexto de las tensiones geopolíticas por la guerra en Ucrania, las restricciones de suministro de gas a Europa y los problemas en las cadenas de suministro que aún no se han solucionado, con lo que “de manera muy probable” el crecimiento económico se quedará en 2023 muy por debajo del 2,1% que prevé el Gobierno: 1,2%.