Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Inditex abandona Rusia tras vender sus más de 500 tiendas al grupo emiratí Daher

El acuerdo contempla que, en caso de volver a operar en el país, no podrá hacerlo con establecimientos propios, sino en régimen de franquicia con el comprador para evitar que hagan competencia a los que acaba de traspasar

Tienda de Massimo Dutti en Moscú. | // INDITEX

Siete meses y 20 días después de que Inditex anunciase el cierre de sus 502 tiendas en Rusia, la multinacional gallega abandona el país. Y lo hace después de que la clausura provisional, ahora ya definitiva del más de medio millar de establecimientos, así como el pago de las nóminas a los 9.000 empleados, le hayan supuesto un gasto cercano a los 150 millones en estos casi ocho meses.

La salida de Rusia la ha realizado de una forma ordenada, ya que ha alcanzado un acuerdo para la venta de su negocio en la Federación Rusa al grupo Daher (Emiratos Unidos), que permitirá “preservar una parte sustancial de los puestos de trabajo que mantenía en el país, al incluir la transferencia de la mayoría de los locales ocupados hasta ahora por sus tiendas”, según informó el grupo. Fuentes de la compañía señalaron que el pacto se ha realizado en las “mejores condiciones posibles” para los empleados con el objetivo de preservar el empleo.

Los términos de la operación, sujeta a autorización administrativa previa y que no se ha desvelado su importe, contemplan que “previo acuerdo con los propietarios, estos locales albergarán los futuros puntos de venta de marcas propiedad del grupo comprador, totalmente ajenas a Inditex”.

La transacción supone el cese de las operaciones de Inditex en la Federación Rusa tras la suspensión de su actividad comercial el pasado 5 de marzo y la marcha del país.

Uno de los elementos destacados de la comunicación de la empresa textil es el formato escogido para una eventual vuelta al mercado ruso. “En el supuesto de que se dieran en el futuro unas nuevas circunstancias que, a juicio de Inditex, permitieran el retorno de las marcas del grupo a este mercado, Inditex y el grupo Daher contemplan en su acuerdo la posibilidad de una colaboración entre ambos a través de un contrato de franquicia”, matiza la firma gallega.

Más que abrir la puerta a un posible regreso, este matiz en la operación impide que, a corto o medio plazo, siempre que “se dieran en el futuro unas nuevas circunstancias”, la multinacional no pueda abrir tiendas en Rusia que le hagan una competencia directa a las que acaba de adquirir Daher. Y en el caso de hacerlo serían en régimen de franquicia de común acuerdo entre ambas partes.

La compañía también hace referencia a los 216 millones que provisionó por el cierre de las tiendas en Rusia y Ucrania. La dueña de Zara reconoció que espera que estas provisiones realizadas en el primer semestre del año cubran el impacto de la salida del país.

El comprador de las tiendas es Daher, especializado en los sectores de la distribución e inmobiliario. Tiene su sede en los Emiratos Árabes Unidos y es el dueño del Dubail Mall, el centro comercial más grande del mundo. Es accionista, de Azadea, una empresa libanesa que opera las franquicias de Inditex en Oriente Medio y norte de África.

El 5 de marzo, días después de que comenzara el conflicto bélico en Ucrania, la empresa gallega decidió cerrar sus 502 tiendas en Rusia, su segundo mercado después de España, con más de 9.000 empleados, y suspender la venta online en el país. De los 502 establecimientos, todos ellos en régimen de alquiler, 86 son de Zara.

Rusia suponía alrededor del 8,5% del beneficio total del grupo antes de intereses e impuestos. El resultado antes de impuestos de este mercado fue de 86 millones en 2020 (229 en 2019), con unas ventas cercanas al 5% del total, lo que suponen más de 1.000 millones.

Además de Zara, operaba en Rusia con las marcas Bershka, Pull&Bear, Stradivarius, Oysho, Massimo Dutti y Zara Home.

Compartir el artículo

stats