Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

La inflación se modera en Galicia por la caída de la energía, pero la alimentación sube casi el 15%

La electricidad cuesta menos que hace un año por primera vez desde febrero de 2021 | El precio del azúcar se dispara un 57%

La electricidad, que tantos quebraderos de cabeza da a los hogares por la mezcla explosiva de un año tremendamente seco y con menos producción de fuentes renovables hasta ahora y la cotización del gas por las nubes a causa de la guerra en Ucrania, ayudó en octubre a que el coste de la vida siga mostrando síntomas de moderación. El recibo de la luz vinculado al mercado regulado se abarató un 22,5% en comparación con el mes anterior y arroja también una caída anual, por primera vez desde principios de 2021, del 15,4%. Se confirma el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) hace un par de semanas: la inflación cae más de punto y medio respecto a septiembre y se sitúa en el 7,3%. La tasa anual de la inflación subyacente, que deja fuera los alimentos no elaborados y los productos energéticos, se mantiene en el 6,2%, en medio de una subida histórica de la cesta de la compra a las puertas de la Navidad. Llenar la cesta de la nevera es un 15,4% más caro que hace un año y un 14,8% en el caso de Galicia, donde la inflación sigue por encima de la media estatal, 7,8%, a pesar de la tregua de octubre. El Instituto Galego de Estatística (IGE) prevé que en este noviembre se contenga al 7,5%.

Los alimentos y las bebidas no alcohólicas protagonizan el Índice de Precios al Consumo (IPC) del mes pasado. No hay alzas de este calibre en el capítulo en toda la serie histórica. El azúcar encabeza las subidas, un 57%, para repercutir al cliente el impacto de la subida de los fertilizantes, que suponen alrededor del 20% del coste del cultivo de la caña de azúcar. Los huevos rozan un ascenso de precios de casi el 28% y un 25% la leche. El aceite y las grasas se encarecieron el último año más del 23%, al igual que las legumbres y hortalizas y los productos lácteos. El incremento en los cereales y derivados ronda el 22%; un 18,7% las patatas; el 17% los preparados de legumbres y hortalizas; y cerca del 15% el pan.

Las carnes con mayor subida en octubre frente al coste de hace un año fueron el pollo (13,7%) y la ternera (13,6%) y el cerdo deja el avance más contenido (7,7%). El pescado costó un 10,2% por encima de octubre de 2021; y los crustáceos, mariscos y conservas se incrementaron el 9,6%, muy cerca de las frutas frescas (9,9%).

Con la bajada de la luz, el capítulo de suministros para el hogar se anota una variación del 6% en Galicia, todavía al alza por la presión del gas (10,6% de incremento anual en toda España). El precio de los carburantes de automoción medraron cerca del 21%. Los únicos productos que se abarataron en Galicia fueron los equipos de telefonía (6,6% menos) y sus servicios (1,5%), los aparatos audiovisuales y ordenadores (3,4%), y la educación infantil y primaria (12,8%).

La inflación en la hostelería ronda el 8,5% y llega al 6,5% en el caso de los hoteles y al 8,8% en los paquetes turísticos. Los precios del textil aumentaron solo el 1,2% y el 1,6% el calzado. Los coches se encarecieron casi el 10%.

Menos marisco, pescado y verdura en la cesta de la compra

El consumo de productos frescos cae un 3,2% este año por la contención en el gasto de los consumidores, según los datos presentados por la consultora IRI Worldwide en la jornada Perspectivas en Productos Frescos 2023, organizada por Aecoc, una de las organizaciones que agrupa a las principales compañías de distribución en España. La caída en el volumen de compra de productos frescos es notablemente superior a la del conjunto de productos de gran consumo, que ha descendido un 0,5%. La facturación del sector de frescos crece 5,3%, también inferior al 8,2% del total del gran consumo, con el marisco (que cae un 16,1%), el pescado (10,9% menos) y las verduras y hortalizas (donde el descenso supera el 4%) son las categorías de frescos más afectadas por el retroceso en el volumen de ventas. “El actual contexto está llevando a los consumidores a unos comportamientos de compra de austeridad que ya vivimos en los años 70 y 80 y que son resultado de una fatiga por la inflación”, explicó el director comercial de IRI Worldwide, Antonio Khalaf, durante la presentación del análisis. Algunos de los hábitos vinculados con el control del gasto son la comparación de precios entre productos y marcas, el incremento de la compra de promoción o el cambio de establecimientos.

la inflación

H La tasa de variación anual del Índice de Precios al Consumo (IPC) en la comunidad se moderó del 9,2% en septiembre al 7,8% en octubre y del 8,9% al 7,3% en el conjunto del país.

7,8% Variación anual en Galicia de los precios

Compartir el artículo

stats