Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Un tercio de las empresas gallegas ingresaron un 73% más pese a la crisis del COVID

Las firmas de A Coruña fueron las más castigadas el primer año de la pandemia, con una caída en la facturación del 23% ELos recortes obligaron a prescindir del 4% de las plantillas

Presentación del informe ayer en la Confederación de Empresarios de A Coruña. | // VÍCTOR ECHAVE

Los tentáculos del COVID paralizaron a prácticamente todos los sectores y amenazaron la supervivencia de muchas empresas. La crisis del coronavirus ha obligado a las empresas a sacar a relucir su resiliencia para pasar página al embate económico de la pandemia y retomar la actividad que había antes de que se decretase el estado de alarma en marzo de 2020. Aunque en el conjunto de las empresas gallegas los beneficios se redujeron en el primer año de la pandemia, en casi un 70%, un tercio —un total de 11.210— ganaron un 73% más, según revela un estudio elaborado por la delegación de Galicia del Instituto de Censores Jurados de Cuentas de España presentado ayer en la sede de la Confederación de Empresarios de A Coruña (CEC). El informe Ganadores y perdedores en la crisis del coronavirus, que analiza el impacto de la crisis (2019/2020) en las casi 36.000 principales compañías gallegas, destaca además el escaso impacto que tuvo en sus plantillas: mantuvieron el 96% de sus trabajadores durante el primer año del COVID (casi 376.000 de sus 390.000 empleados). El impacto económico en 2020, el peor desde 1936, se tradujo en una caída del PIB del 11% frente a casi un 27% registrado hace ya más de ocho décadas y un descenso en la facturación del 15%.

De las cuatro provincias, las empresas de A Coruña fueron las tuvieron que afrontar más números rojos, con una caída en los ingresos respecto al año anterior del 23% debido al mayor peso de los sectores más afectados por la crisis (turismo y ocio, textil y moda). Le siguen en el ranking Ourense, donde las compañías facturaron un 11% menos, y Lugo, un -5%. Finalmente están las empresas de Pontevedra (-3%), debido a una mayor presencia de industrias más beneficiadas o menos afectadas (automoción, pesca, industria química o farmacéutica).

Eel informe, Auditores Galicia, en colaboración con el departamento Ardán del Consorcio de la Zona Franca de Vigo, detecta seis sectores “ganadores” durante la crisis del COVID ya que “aumentaron o mantuvieron” sus ventas durante 2020 a pesar del confinamiento y la hibernación de gran parte de la economía. Empresas de producción y distribución de productos químicos, artículos de consumo, automoción y sanidad privada aumentaron sus ingresos; en tanto que el sector agroalimentario, así como el inmobiliario y financiero mantuvieron su facturación. En el otro extremo de la balanza están el sector turístico y de ocio, con una caída en las ventas del 43%, el textil y de moda (-39%), y servicios profesionales (-27%). Con un descenso en los ingresos entre un 7 y un 16% están la pesca, construcción, madera, logística, rocas y minerales, naval., electricidad, energía y agua, industria auxiliar y maquinaria.

Al inicio del acto intervino el presidente de la patronal coruñesa, Antonio Fontenla, quien incidió en que el principal problema para el sector empresarial es la “inflación”, aunque trasladó su optimismo respecto al futuro.

En su intervención, el presidente de Auditores Galicia, Enrique González, destacó que los resultados del informe revelan que la comunidad gallega dispone de un “empresariado sólido y con una enorme sensibilidad hacia el empleo”.

El análisis revela que el sostenimiento del empleo se produjo a pesar de que las empresas vieron en su conjunto reducir su facturación en un 15,5% y que sus beneficios se desplomaron a la tercera parte (-69%). Sus plantillas el primero año del COVID se redujeron en casi un 4%, con un impacto directo sobre el empleo temporal (-15,4% que pasó de casi 93.000 trabajadores a apenas 78.500) frente al fijo, que experimentó un ligero repunte (0,12%): casi 297.300 frente a 296.914. En cuanto a los costes de personal, el recorte global alcanza el 5,5%.

“Con los datos en la mano, resulta muy gratificante comprobar cómo poco a poco que no se les pongan trabas y por muy difícil que sea la crisis, los empresarios gallegos tienen una capacidad de resistencia a prueba de crisis”, destacó Juan Manuel Vieites, presidente de la CEG.

Compartir el artículo

stats