Nueva negociación entre el Gobierno y la banca. Tras cerrar con acuerdo el plan de ayuda a los hipotecados vulnerables, el Ministerio de Asuntos Económicos y las patronales bancarias AEB (bancos tradicionales) y CECA (antiguas cajas de ahorro) han comenzado a reunirse para alcanzar un nuevo pacto sobre el papel que podrían jugar las entidades financieras en el despliegue de los fondos europeos que no son ayudas a fondo perdido como hasta ahora, sino créditos que tendrán que devolver los estados miembros antes del 31 de diciembre de 2058. Se prevé que los préstamos comiencen a llegar el año que viene: el Gobierno ha incluido 4.789 millones de euros en los Presupuestos de 2023.

La actualización del Plan de Recuperación español, aprobado por Bruselas en julio de 2021, incluirá las inversiones a las que se destinarán los fondos, además de las nuevas reformas que se comprometerá a llevar a cabo el Gobierno para obtenerlos. El documento deberá cumplir los mismos criterios que el plan original, con lo que el porcentaje de financiación dedicado a la transición verde deberá alcanzar el 37%. Es decir, que hasta 31.080 millones de los 84.000 totales podrían llegar a ser canalizados por los bancos.