Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El empleo en el hogar copa casi el 30% de los permisos de trabajo a extranjeros en Galicia

Este colectivo, incluido el de limpieza, suma 779 de las 2.710 autorizaciones concedidas en la comunidad el año pasado | El 55% de las autorizaciones corresponde a varones

Una empleada de hogar plancha una camisa. Ricardo Rubio

Un total de 2.710 extranjeros llegaron el año pasado a Galicia con un permiso de trabajo. La cifra es inferior en un 2,4% a los 2.777 de 2020, ejercicio en el que arrancó la pandemia, según las cifras del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

El dato más significativo de esta estadística radica en la baja cualificación de estos trabajadores. En concreto, de los 2.710 que llegaron, solo 469 lo hicieron para ocupar empleos de alto nivel. El 17% del total. De ellos, 43 eran directivos y gerentes; 116, técnicos y profesionales científicos e intelectuales; 152 eran trabajadores cualificados de las industrias manufactureras excepto operador de instalaciones y máquinas; 80, trabajadores cualificados en el sector agrícola, ganadero, forestal y pesquero y 78, trabajadores cualificados de la construcción excepto operador de máquina.

Por el contrario, de los 2.710 ciudadanos extranjeros que consiguieron el año pasado una autorización de trabajo en Galicia, casi un tercio de ellos, en concreto 779 (el 28,7 % del total), la obtuvieron para ocuparse en la categoría de empleados domésticos y otro personal de limpieza.

Los oficios para los que se conceden permisos de trabajo a los extranjeros son en su mayoría los relacionados con los servicios. El primer lugar corresponde a los empleados domésticos y otro personal de limpieza, con 779. Le siguen, por este orden, los trabajadores de los servicios de restauración (308); los peones agrarios, forestales y de pesca (268) y los dependientes de comercios y asimilados (88).

Estas cuatro ocupaciones son también las primeras en el conjunto de España, aunque no por el mismo orden: empleado del hogar (37.071), peón agrario (17.456), camarero (7.893) y dependiente (6.663).

Descenso

La comunidad gallega experimentó el año pasado un ligero descenso en relación a 2020, cuando se otorgaron 2.777: 67 menos. Las cifras alcanzan una mayor magnitud si se echa la vista atrás, a 2019, el año previo a la pandemia del coronavirus. En ese ejercicio, las autorizaciones ascendieron a 2.530. Del dato de 2021, el 50,8 % de las personas beneficiadas eran varones, en concreto 1.378, y el restante 49,2%, mujeres (1.332). Estas últimas aumentaron en 56 con respecto al año anterior, mientras que la reducción en los hombres superó el centenar.

En el conjunto de España, las autorizaciones de trabajo a extranjeros alcanzaron en 2021 las 121.860, con lo que se registró un descenso del 5,7 % respecto de las 129.173 del año precedente. Es más del doble del porcentaje que registró en idéntico período en la comunidad gallega: -2,4%. La fuerte caída en Galicia se debe, sobre todo, al descenso del 14,2% en la provincia de A Coruña. También se produce una diferencia en el reparto por sexos, ya que en el ámbito nacional los varones representan el 53,6 % del total y las mujeres, un 46,4%.

Galicia es la sexta comunidad con menos autorizaciones de permiso concedidas a extranjeros. Solo la superan cuatro de las siete autonomías uniprovinciales (Asturias, Cantabria, Navarra y La Rioja), además de Extremadura.

Por otro lado, fueron una inmensa mayoría los extranjeros que lograron autorizaciones para trabajar por cuenta ajena en la comunidad gallega, ya que ascendieron a 2.433, con una caída de 77 respecto al ejercicio precedente, mientras que solo 58 lo hicieron por cuenta propia (123 en 2020). La dinámica es similar en el ámbito nacional, donde solo 2.402 permisos de los más de 121.000 fueron para autónomos, con un descenso en este caso cercano a los 1.500.

El ministerio de Inclusión dispone también de los datos provisionales del período comprendido entre enero y agosto de 2022. En esa etapa ya habían sido autorizados a trabajar 2.223 extranjeros en la comunidad gallega, con un incremento de 206 respecto al mismo periodo del año pasado, que en porcentaje supone un alza del 10%.

En el conjunto de España se han contabilizado 89.455 autorizaciones. Es un incremento del 5% (la mitad que a nivel gallego), es decir 4.344 más que en los primeros ocho meses del año pasado.

La migración tiene “un gran componente laboral”

La población gallega de origen extranjero se sitúa en el 4,3% frente al 17% del Estado. Galicia tiene más de 2.600.000 habitantes, de los que 117.824 son de nacionalidad extranjera, según los datos de UGT con fecha del 1 de enero de 2022. A ellos se suman 146.125 personas de nacionalidad española que nacieron en el extranjero. Por lo tanto, casi uno de cada diez personas que viven en Galicia son resultado de un movimiento migratorio hacia la comunidad. Así, el 51,9% de la población con nacionalidad extranjera en la comunidad son mujeres, este porcentaje se sitúa por encima de la media nacional, que está en el 49,8%. El sindicato apunta que la migración de las personas de nacionalidad extranjera a Galicia tiene “un componente fundamentalmente laboral”. Las nacionalidades con más personas afiliadas son Rumania, Marruecos, Italia, Colombia, Venezuela y China. En datos, el 12,1% de las personas afiliadas a la Seguridad Social en la comunidad son extranjeras. En cuanto al ámbito laboral, la actividad con “mayor volumen absoluto” de afiliados de nacionalidad extranjera es la hostelería con casi 4.000 personas afiliadas, lo que supone el 11,5% de la afiliación en la actividad. En el Sistema Especial Agrario el 23,7% de las personas afiliadas a este sistema son extranjeros. Además, en el Sistema Especial de Empregados de Fogar las personas de nacionalidad distinta a la española representaban el 17% del total de afiliados en Galicia.

Compartir el artículo

stats